jueves, diciembre 31, 2015

Qué biblia uso yo


Mi relación con los libros materiales siempre ha sido muy desafecta y funcional. La única obra a la que varias veces intenté cogerle un afecto a través de su materialidad fue a la Biblia. Siempre quise tener un libro de la biblia que fuera el mío, el de toda la vida. Pero ni siquiera esto ha sido posible. Conforme pasaron los años, mi afán por la literalidad me hizo pasar de una versión de la biblia a otra. Cuatro he tenido que consecutivamente pensando que era ya la definitiva.

Finalmente, trabajo y medito de forma habitual con tres biblias, las tres ya digitales. Así que ese propósito vuelve a tornarse imposible. Para satisfacer la curiosidad diré que una es la versión de la CEI en italiano. Me gusta porque es una traducción exactísima, pegada de modo máximo a la lengua original.

La otra versión que suelo usar es la NRSV en inglés. Es la más literal en lengua inglesa. Cuando estoy en casa, suelo usar esta versión inglesa, porque la encuentro con facilidad online. Mientras que cuando estoy en la iglesia, en mi tablet tengo la versión italiana.


La tercera biblia que uso para consultarla y para preparar mis sermones es una versión online interlineal en griego y hebreo. Esta forma de leer la Biblia a través de tres versiones es lo que con el paso de los años se ha consolidado. Como se ve, no le dejaré a ningún heredero un libro concreto de la Biblia, un libro ajado y subrayado. Sólo le podré legar mis libros colgados en la Nube. Libros que no se manchan ni se desencuadernan ni sus hojas se rasgan.

martes, diciembre 29, 2015

Macbeth de Justin Kurzel: mal (II)


Cuando ayer dije que si a Macbeth de Kurtzel se le quitan todos los fallos, queda una buena película, no era una broma. Comparemos Star Wars (la última) y Macbeth. Las dos tratan de la lucha por el Poder, de la ambición. Pero la película Macbeth es de una belleza cinematográfica que no puede ni soñarla Star Wars, pura y simple acumulación de efectos especiales.

Macbeth es profunda en su historia, es profunda en el modo de mirar el director a los personajes. Es más bello el interior de la pequeña iglesia de pueblo con sus velas, su vacío y su quietud a la que entra a rezar el barón que duda si cometer el asesinato, que todo el despliegue de formas por ordenador de esa obra de ciencia-ficción.

La cartelera no podía ofrecernos una contraposición más perfecta: dos historias de ambición y poder. Una, una obra de arte. La otra, una obra pagada a golpe de talonario.


La segunda pasará de moda en cuanto avance la técnica de los efectos especiales. Y así, hoy día hay acuerdo general (salvo para los fanáticos de la saga) en que El Imperio Contraataca es un producto sencillamente incomestible. Mientras que la historia que se cuenta en Macbeth seguirá impresionando dentro de dos generaciones exactamente lo mismo que ahora.

Una persona intelectualmente profunda tiene la capacidad de producir obras grandiosas. Un individuo superficial no puede ir más allá. Mucho me temo que, cada vez más, vamos a tener que sufrir un cine crecientemente insustancial. Adiós 2001.

Macbeth de Justin Kurzel: mal (I)


Hoy he ido al cine a ver Macbeth, la película de Justin Kurzel. Me ha gustado mucho y me ha aburrido, las dos cosas. Al principio me ha entusiasmado, pero cuando llevas una hora viendo la película, se observa que el director abusa de elementos tales como la cámara lenta o la interpolación de escenas sin apenas movimiento. Al director le gusta detener la película y demorarse en un momento determinado, como si se detuviera el tiempo. Eso y el tono teatral de los diálogos hacen que, pasado cierto tiempo, la cinta comience a hacerse demasiado pesada.

Yo creo que la película hubiera ganado mucho si hubiese realizado una recreación perfecta de la Escocia del siglo XI. Pero no lo hace. El presupuesto es menor y la película se queda en gran obra de teatro. Pero no vemos ni una sola ciudad de ese reino. Nos hubiera bastado una ciudad de mil habitantes o una poblaci´pon de 500.

Muchos, pero muchos elementos, deliberadamente no son de la época. Y cuando yo sí que perdía toda concentración en la película era cuando aparecía la catedral. Una catedral gótica, inmensa, anacrónica, totalmente imposible en la Escocia del siglo XI. Para acabar de arreglar ese elemento que me desconcentraba, se coloca el trono en el lugar de esa catedra donde iría el altar.

Otro error de la obra, en mi opinión, es mantener los diálogos teatrales, artificiales de Shakespeare. Hubiera sido mejor traducirlos a lenguaje real de la época. Si el entorno es real, el diálogo debe ser creíble.

Me llamó la atención que el director no colocara hombres y mujeres racialmente escoceses. La etnia escocesa tiene elementos muy característicos. Por allí no aparecieron.

Aun así, la obra ofrece momentos geniales, sobre todo, al principio, cuando todavía no nos hemos cansado del abuso de los recursos artificiosos de la imagen. El trailer de la película es cien veces mejor que la obra completa.

Pero le falla el ritmo. La obra de Kurzel se ve incapaz de conservar el interés e, incluso, la atención de la audiencia presentando drama y más drama. Desde el primer minuto, hasta el último. Una buena película presenta ciertas alternancias, ciertos descansos. Lo hubiera logrado si se hubiese recreado en cosas tales como la coronación de un rey de esas tierras en mitad de la Edad Media, pasa de puntillas por esa escena, no creo que dure más de diez segundos. Se hubiera podido recrear en lo que era un banquete real en un castillo, no lo hace. Hubiera podido pintar ante nuestros ojos la vida de una población de un millar de habitantes, no lo hace.

Sea dicho de paso, la corona es totalmente falsa. Los habitantes de las Islas Británicas eran bien conocidos, en esa época, por su maestría metalúrgica. Además, les fascinaba el oro. Una corona como la que aparece en la frente de Fassbender no resulta creíble para nada. Como las vestiduras de los obispos que aparecen, totalmente anacrónicas. Pero, insisto, el gran fallo está en el ritmo del guión.

Sea dicho de paso, la escena de las brujas de la película de Polansky es formidable e impresionante, la de Kurtzel pésima. ¿Es que Kurtzel no había visto la versión de Orson Welles? Kurtzel ha logrado quitar toda la fuerza al oráculo de las brujas, que es el momento con más fuerza de esta obra de Shakespeare, más que la misma muerte del rey Duncan. ¡A quién se le ocurre resumir el oráculo del comienzo! Pues se le ha ocurrido a este director.


Pero, insisto, en que si se le quitan todos los fallos, queda una buena película.

lunes, diciembre 28, 2015

Muriendo en mi apartamento, en mi pequeña cama










Si muero como Papa, exigiré una cama ésa y que me estén mirando unos cuantos cardenales apenados. Algo como la escena de la muerte del Emperador en El cristal oscuro

Cambiando de tema, no soy nada dado al pop ni al folk, pero la primera vez que escuché la canción Un pueblo es de María Ostiz quedé sorprendido por dos cosas: la incontestable belleza de la voz de la cantante y por la letra sencillamente formidable.

No quiero equivocarme, pero me parece que la cantante es del Opus Dei. Estaba en lo más alto del éxito y lo dejó todo para dedicarse a su familia.

En fin, aquí está la citada canción de los años 70 que a muchos les traerá tantos recuerdos:


Los ultranostálgicos que nacieron en los 60 no dejarán de recordar estas otras canciones:


domingo, diciembre 27, 2015

Mis padres

Hoy estaba tan tranquilo visitando enfermos en el hospital, cuando me llaman desde Urgencias: “Su madre está aquí en Urgencias”. ¿Mi madre?, repuse incrédulo. Mientras bajaba por el ascensor, pensaba que podría haber tenido un problema con una válvula del corazón. Van a ser unas largas vacaciones en Alcalá las que va a tener, me dije a mí mismo.

También me eché en cara no haberle hecho caso los días precedentes. No he seguido la dieta estricta que me imponía y eso le ha debido provocar mucha tensión, aunque no lo haya manifestado. Se lo ha guardado dentro y el asunto ha explotado en forma de problema cardiaco. En el fondo, el culpable soy yo. ¿Por qué tuve que repetir de esos pastelitos rellenos de crema pastelera? Podía haberme comido uno, pero no, tenía que comerme cuatro.

El caso es que en el ascensor me di cuenta de que quizá se había caído de una silla y se había roto la cadera. Se lo he dicho mil veces que no se suba a ninguna silla. O tal vez se haya resbalado con el suelo mojado. Las baldosas de la cocina resbalan mucho.

Estos eran mis pensamientos cuando llegué a la zona de admisión a Urgencias. Allí me esperaba con una cara que no denotaba dolor. Además, estaba de pie. Derecha como un ajo. No era la madre mediomoribunda que me esperaba encontrar.


La saludo y me dice: Me he olvidado las llaves dentro de casa. Al llegar a casa, a la hora del postre, me he resarcido de mis angustias filiales con buena parte de los pastelillos que quedaban.

viernes, diciembre 25, 2015

El discurso del rey


Bien, veo que esta vez el rey me ha hecho caso y ha hecho el vídeo con su saludo navideño siguiendo las pautas que le aconsejé el año pasado. Grabar el saludo sentado en una salita de estar vulgar teniendo detrás un árbol de navidad estrambótico eran los ingredientes perfectos para hacer un real desastre. Nuestro monarca fue usado inmisericordemente como carne de cañón durante semanas por parte de infinitos memes. Nunca un saludo ha sido amado por tantos blogs.

Por fin este año las cosas han vuelto a palacio, de donde nunca debieron haber salido. Eso sí, escuchar el discurso navideño de un rey, de cualquier rey actual es la más completa pérdida de tiempo. En una democracia constitucional, este tipo de saludo es un producto neutro vacío de contenido. Como producto vacuo, cada saludo navideño es una obra de arte.


Lo original sería que el rey apareciera en las pantallas y dijera: Hoy os voy a hablar de Kafka. O que improvisara durante diez minutos acerca de cómo cree que puede ser su vejez y tratara de describir los últimos instantes de su vida. Eso sí que sería un discurso interesante.

Jingle bells


Hoy he celebrado la misa de la vigilia de Navidad a las 20:30. Hay religiosas mayores para las que irse a dormir más allá de la medianoche sería demasiado duro. He puesto junto a la cruz del altar una imagen pequeñita de la Virgen María con el Niño que me da mucha devoción. La compré para las misas de la Virgen María, pero mucho me temo que la voy a poner más días.

Hoy, por primera vez, hemos llevado a la práctica que el presbiterio se quede a media luz durante la consagración, y que se toquen tres campanitas a la vez durante la elevación. Las luces se vuelven a encender tras la segunda elevación.

El sermón de la noche de Navidad, predicado hace tres horas, ya lo he colgado y lo podéis escuchar en este link:

Por pura casualidad es el sermón número 1000. Sermón que corona toda una serie de sermones dedicados a la Virgen María.

Feliz Navidad a todos. Recordad que el turrón más allá de las 15 porciones comienza a resultar tóxico.

jueves, diciembre 24, 2015

El tormento y el éxtasis de la grandeza


Recuerdo a un niño de diez años que fue al cine a ver Star Wars; era yo. La maldad de Vader nos impresionó a todos. Nunca se había visto algo así en la gran pantalla. Podría hablar de otros muchos personajes, pero fue Vader el que llenó la película. Fue él y sólo a él al que todos recordaron. Luke, Leia palidecían ante esa figura impresionante.

Ahora los niños tienen centenares de películas a su disposición. Desde pequeños crecen rodeados de un centenar de canáles de televisión. Es difícil que ellos puedan sentir lo que sentimos los niños de nuestra generación en 1978 al ver esa película. El niño que ahora siempre come golosinas y dulces, no puede imaginar el placer de un niño cuando tomaba chocolate en Navidad en 1947.

Pero lo que fascinó a un niño de diez años, deja de fascinar a alguien con medio siglo de vida. Ahora reconozco la increíble diferencia de calidad entre La Misión y Star Wars: la descripción de los personajes, los matices de la historia, sencillamente, todo. Hay más genialidad en cualquier gesto del cardenal de La Misión que en todas las respiraciones artificiales de Vader. Hay más arte en la conversación entre Tirrell y Deckard en la corporación, que en todas las conversaciones histriónicas de la famosa saga.


Esto también se puede trasladar a la labor de la Iglesia. Ciertamente, no siempre son los jerarcas más aclamados los que hace una labor más interesante, más profunda, más espiritual. A veces el último mono trabaja de un modo tan superior que su cardenal jamás lo entenderá. No lo entenderá porque está treinta escalones por debajo; tampoco las masas lo entenderán. 

A veces, sólo los ángeles se sonríen, sabedores de que esa acción de ahora sólo será entendida en el más allá dentro de mucho tiempo. Por eso la paciencia es la virtud de debe acompañar a los grandes. Sin la paciencia, la grandeza se volvería una fuerza destructiva para su mismo portador.

miércoles, diciembre 23, 2015

Ya he visto Star Wars



















Vengo de ver la última entrega de Star Wars. Me lo he pasado bien, se me ha hecho un poquito larga y no me podido meterme del todo en la película. A estas alturas, todos los críticos coinciden. El guión es una mera sucesión de luchas de soldados y batallas espaciales. Lucha terrestre, batalla espacial, lucha terrestre, batalla espacial, así dos horas; con descansos intermedios para los diálogos.

Se han gastado mucho dinero, mucho, en los efectos especiales. Pero ya se ve que una buena historia no se compra a base de talonario.

Durante la película, en mi butaca, pensaba lo original que hubiera sido hacer con el universo Star Wars un capítulo que fuera una cosa a mitad de camino entre Odisea 2001 y La gran belleza. Una cosa filosófica, profunda. Personajes ancianos (Luke, Han Solo y Leia) preguntándose acerca de la vida y la existencia. Pero reconozco que cuanto mejor fuera la película, menos recaudación.


Otra cosa en la que me he reafirmado, una vez más, es que La Guerra de las Galaxias, desde la primera entrega, en el fondo, es una reescritura de la Segunda Guerra Mundial. ¿Añade algo la versión futurista a la historia auténtica? En la historia original están los uniformes, los personajes y los acontecimientos verdaderos. ¿Aporta algo esta reescritura? 

Al final, toda la saga de Star Wars se ha convertido en volver a repetir lo que ya se dijo en la película original. Sólo cambia el número de efectos especiales, pero el guión es increíblemente igual.

martes, diciembre 22, 2015

Dart, ¡nooooooooo! Tú, no.



















A veces, parte del trabajo sacerdotal no se puede decir en un blog, porque se trata de labores que afectan a personas concretas. Pero lo que sí que puedo decir públicamente, es que he dedicado parte de la joranda de hoy a corregir mis Historias hamletianas.

Un amabilísimo filólogo me envió el libro con sapientísimas anotaciones gramaticales e, incluso, de estilo. Éstas últimas me resultan valiosísimas. A este filólogo costarricense le estoy grandísimamente agradecido. Su paciencia corrigiéndome ha logrado verdaderos frutos. El pobre ha tenido que trabajar mucho para enviarme esas correcciones, porque sólo incorpolarlas a la versión final del libro me va a llevar unas cuantas horas. Cada corrección que me envía hay que comprenderla y algunas son difíciles. Y después hay que incorporarla a la versión final.

En otro orden de cosas, hoy he leído varios cuentos de Chejov, que me ha decepcionado totalmente. También he leído otro capítulo La torre herida por el rayo, de Fernando Arrabal, que me está gustando; con moderación, pero me gusta. Estos días estoy escuchando la dulce música sinfónica de Rachel Portman. The Duchess creo que es su mejor obra.


Ah, sí. Creo que ha habido elecciones en mi país. Parece eser que ya es oficial que vamos a pedir nuestro ingreso en la Unión Internacional de Sufridonios. Lo veo tan lógico como inevitable.

domingo, diciembre 20, 2015

Ala, a votar


Vuelvo a repetir una propuesta que ya hice hace años. El tiempo de votación debería reducirse a la mitad. Desde las 9:00 hasta las 2:00 de la tarde. Es aburridísimo para la mesa electoral tener que estar allí todo el santo día. 

¿Qué problema hay en reducir a la mañana el tiempo para votar? Ninguno. En España no suele haber ninguna cola para votar. Y si hubiera colas (que no las hay) bastaría con duplicar el número de mesas electorales. Si se reduce el tiempo a la mitad, se multiplica por dos el número de mesas. Todo el mundo estaría más dispuesto a estar en una mesa electoral si sólo fuera cuestión de una mañana.

Además, hay otro aspecto que no debe ser minusvalorado. Da muchas más garantías democráticas el que los resultados se tengan a primera hora de la tarde y no casi a la medianoche. Si algún día hay un problema, ofrece mucha más calma resolverlo todo durante la tarde. 

Si hay problemas y hay que resolverlo todo de madrugada, ésa es una franja del día que imprime cansancio y tensión en todos los seres humanos. Tomar decisiones en mitad de la noche no es precisamente el momento que más ayuda a la serenidad. Todo se hace más trágico más allá de la medianoche, las decisiones se toman con más calma durante la tarde.

Para que os desestreséis os pongo este vídeo de dudosa legalidad:

sábado, diciembre 19, 2015

Un ángel más


Hoy he acompañado a una chica en su ingreso al carmelo. Ella se dirigía conmigo, había acabado su carrera, tenía un futuro prometedor, 28 años. Ha entrado en el convento más estricto de Alcalá. Un convento sin calefacción, en el que duermen en jergones de paja, no comen carne ni siquiera un día en todo el año, ni hay ni Internet ni llamadas de teléfono ni radio ni televisión. Hemos dado un paseo por el centro de Alcalá, porque no conocía la ciudad. Hemos comido en la hospedería y la he bendecido justo antes de que atravesara la puerta de la clausura.


Ahora mismo que escribo estas líneas, sin duda ya está durmiendo en su celda. Quizá haya llorado esta noche antes de dormirse. Entras en el vestíbulo del Cielo, le he recordado una vez más antes de despedirnos.

viernes, diciembre 18, 2015

Un nuevo libro: el último coletazo de cuatros de trabajo en Roma


Hoy he lanzado al Mar de Internet un libro más. En realidad, se trata de la parte escatológica de mi trabajo durante la realización tesis doctoral. Parte que no entró en la publicación final de la tesis y que he preferido publicar como libro aparte, después de añadirle más extensión a algunas de sus partes.

El libro se titula Tratado sobre las almas perdidas, y versa acerca de las almas que vagan por el mundo. Esta cuestión ha sido la que he estudiado con más detención y cuidado en toda mi vida. Sin duda es la mejor parte del trabajo de mi tesis doctoral.

El lugar de descarga, como siempre, está en la Biblioteca Forteniana; ahora con un link directo a la colección de todas mis obras sobre demonología.


En mi libro Historia del mundo angélico no me atreví a hablar de la posibilidad de que la historia de la salvación angélica y la humana estén interrelacionadas en ambos sentidos: hubiera significado complicar mucho la historia y era algo opinable. Pero en mi último libro sí que hablo de este tema en profundidad. Así como de la salvación de los niños no bautizados. Un libro denso en el que he trabajado tanto, pero dediqué tantas horas a él porque sabía que siempre quienes leen textos de este tipo.

miércoles, diciembre 16, 2015

A quien votar














Ahora mismo no hay ningún partido, ni siquiera minoritario, al que se le pueda votar para defender la visión cristiana de la sociedad. VOX ha pretendido presentarse como un partido pro vida, pero ya ha quedado meridianamente claro que su postura es todavía más tibia y ambigua que la del PP en el 2011. VOX claramente ha iniciado una deriva cada vez más clara hacia posiciones contrarias al cristianismo.

Dado que no hay ningún partido que sea mínimamente adecuado, mi consejo como pastor es introducir en el sobre reglamentario un papel en el que esté inscrito: El aborto es un asesinato.

Por supuesto que este voto será nulo y no aparecerá reflejado en ningún resultado oficial. Pero si perseveramos, elección tras elección, los analistas comenzarán a darse cuenta de cuantos votos se están perdiendo por no satisfacer esta demanda de los votantes. El resultado de estos votos pro vida no aparecerá en los resultados oficiales, pero los representantes de los partidos que están en el recuento de cada mesa sí que no van a dejar de ofrecer este dato a las sedes provinciales de los partidos.


Sé que esto que podemos hacer no es mucho, pero es algo, es lo único que podemos hacer en una urna. A esto hemos llegado. La Santa Iglesia de Dios no tiene en España ni un solo partido que defienda los valores del Reino de los Cielos.

Ah, para acabar un vídeo. Ya lo puse, pero es tan bueno que hay que verlo dos veces:

martes, diciembre 15, 2015

Comida de todos los curas de la diócesis


Iba hoy a contar el agradable almuerzo que hemos tenido en la reunión de todos los curas de la diócesis. Comida cuya foto no es la de arriba. En mi diócesis somos 150 sacerdotes. 

De todos es sabido que en esa comida de diciembre, ya tradicional, lo bueno es el segundo plato. El primer plato y el postre entran dentro de los más estrictos planes de salvaguarda de la pobreza. De todas maneras ya es hora de levantar la voz de la clerecía unánimemente para decir que esa tarta de bizcocho con nata es el postre más horrible que, año tras año, aparece con una tenacidad admirable. Que pongan un arroz con leche sencillito, unas natillas de tetra brick, lo que sea. Eso sí la carne del segundo plato es muy buena. Pero ese postre es sólo digno de una reunión de pastores calvinistas del siglo XVI. Ese postre me recordaba a las retorcidas disquisiciones acerca del matrimonio en San Buenaventura.

Pero la felicidad que no me dio el postre, me la proporcionaron las alegres picardías de los curas jóvenes sentados a la mesa. Los curas jóvenes son muy dados a la broma pícara. No me refiero a la picardía de sexto praecepto, no, no, sino a la picardía eclesial. Los curas cincuentones son como ríos más reposados. Pero los curas recién salidos del seminario le sacan punta a todo. Yo no dejé de reírme todo el rato.


La mesa del obispo es más seria: cualquiera se pone a hacer bufonadas ante toda la curia. La mesa de los cincuentones es más al estilo de una mesa de té a las cinco: ¿dos cucharadas de azúcar?, y tal. La mesa de los curas jóvenes es más gamberra. Siempre desconfío de los curas jóvenes demasiado serios. Bueno, mañana hablaré acerca de a quien votar. Por supuesto que no pretendo dirigir el voto. Lejos de mí tal cosa. Pero hablaré acerca de a quien votar.

lunes, diciembre 14, 2015

Toda una vida concentrada en seis misteriosos caracteres reunidos al azar


Me ha sorprendido que casi 500 personas se hayan descargado mi tesis doctoral en el primer día. Una edición normal es de 2000 ejemplares. Así que estoy muy contento. También me sorprende tener tantos lectores en Brasil, dado el obstáculo de la lengua. Aunque los brasileños suelen conocer bien el español. Eso es una ventaja de su educación, porque al revés no suele suceder.

En fin, para aquellos interesados en tener una visión general de en qué he empleado cuatro años y medio de mi vida, os ofrezco el índice de mi tesis sobre el exorcismo. Ya que he puesto tanta pasión en este trabajo, dejadme escribir este post y quizá uno más sobre el tema. El índice general es el siguiente:

PARTE I. En el campo de la dogmática
1.     Mentalidad por defecto y por exceso
2.     Análisis teológico de la Spiritual Warfare
3.     El exorcismo indefinido como problema

PARTE II. En el campo de la eclesiología
5.     Exorcismo, sacramento del orden y laicado
6.     Carisma y jerarquía
7.     Concentración del ministerio
8.     Exorcismo y ecumenismo

PARTE III. En el campo de la praxis
9.     La posibilidad del exorcismo comunitario
10.  La materialización del exorcismo
11.  Exorcismo y psiquiatría
12.  El ministro como problema
13.  Otras cuestiones

PARTE IV. En el campo de la legislación
14.  Posibles conflictos de jurisdicción entre la potestad civil y la eclesiástica
15.  Desarrollos futuros de la legislación de la Iglesia

Otra buena noticia que tengo que daros, es que, por fin, todas mis obras sobre el demonio han aparecido formando una colección online. Éste es el link:



Decenas de miles de horas de reflexión sobre estos temas quedan concentradas en cinco letras y un número: uwStt9. Increíble.

La publicación de mi tesis doctoral

Por fin pongo a disposición de todos el fruto del trabajo realizado en mi tesis doctoral.

El libro ha sido publicado con el título: La tiniebla en el exorcismo: problemas teológicos de la práctica del exorcismo.

Esta obra esencialmente es mi tesis doctoral en teología, defendida en el Ateneo Regina Apostolorum de Roma. Es mi tesis doctoral, a la que se le ha sacado el capítulo dedicado a la escatología, y a la que se le han añadido las largas notas situadas al final de la obra. La razón de sacar el capítulo dedicado a la escatología se debe a que se trataba de una parte polémica de mi libro. No quise que se cerniera la sombra de la duda acerca de la ortodoxia de este libro únicamente por ese capítulo. Así que decidí que la parte escatológica se publicaría como libro aparte.

Las notas al final del libro se deben a que, muchas veces cuando estaba escribiendo la tesis, me daba cuenta que sería interesante extender un poco más los razonamientos acerca de algún punto en concreto que había surgido en el cuerpo del texto, pero que ya no constituía el tema de ese capítulo. Si me extendía se perdía el hilo conductor del cuerpo del texto, por eso decidí crear esa última parte del libro. Última parte que, de ningún modo, se puede considerar que contiene cuestiones sin importancia. En esas notas hay elementos teológicos tan importantes como los de los capítulos que los preceden.
Le puedo augurar muy poca popularidad a este libro. Un trabajo académico cuanto más complejo y profundo es, menos público tiene. Pero si me puse manos a la obra hace años para realizar esta obra, fue porque un libro así será muy útil a los exorcistas y a los teólogos que quieran profundizar en la teología del exorcismo.

Hay muchos libros de casos de posesión, libros que relatan episodios de exorcismo y cosas por el estilo, pero hay pocas obras que desarrollen una verdadera teología del exorcismo. Ésa fue la razón por la que me puse a trabajar en este título, a sabiendas de que serían páginas leídas por pocos. Pero, a veces, uno tiene que trabajar para la minoría.

El libro aborda los problemas teológicos que surgen de la práctica del exorcismo. Es un libro, por lo tanto, centrado en los problemas. Y es a través de los problemas, como en esas páginas se ha construido esa teología. Precisamente porque trata de los desviaciones, problemas y deformaciones, es por lo que tiene ese título. En esos capítulos se intenta analizar las tinieblas que, en ocasiones, se mezclan con la acción de Dios a través de los hombres.

El libro se puede descargar gratis en este link:

domingo, diciembre 13, 2015

Muñecos de nieve



















En estos días en que vemos que los matrimonios duran mientras dure el amor, en estos días en que la mayoría de los matrimonios se transforman en un infierno, resulta edificante leer esta noticia: se conocían desde los ocho años, llevaban 75 años casados, tenían 95 y 96 años de edad, y se murieron los dos en 24 horas llenos de amor el uno por el otro.


Esto es el matrimonio cristiano. Sea dicho de paso, eran devotos católicos.

viernes, diciembre 11, 2015

Más sobre mis lecturas



















Sigo reflexionando sobre Memorias de Adriano que no es un libro, sino parte integrante de mi vida, carne de mi alma. Tanto me ha influenciado, tanto me ha impactado. Recuerdo perfectamente la impresión de la primera hoja que leí de esta novela, en aquella pequeña y noble biblioteca de Barbastro, la única municipal que existía en 1987. Nada más leer la primera página cerré el libro y marché a comprar el libro. Ya entonces era contrario a comprar libros, usaba las bibliotecas continuamente. Pero constituyó un impacto impresionante aquella primera página. El impacto de la belleza literaria.

La vida del Adriano de Yourcenar y la del emperador real fue una vida plena. Recorrió el mundo que le tocó vivir, amó, disfrutó de la vida, gozó de la amistad y de una variada y agradable vida social. Si comparo mi vida con la suya, la de él fue una vida volcada al exterior; la mía, lo ha sido al interior. sl interior de mi mente y de mi espíritu. Él construyó cosas tangibles, yo intangibles. No seguiría yo su vida, pero amo su existencia. No quiero ser el Adriano de Yourcenar, pero le admiro.


Qué vida tan distinta de la mía. Me siento feliz de poder asomarme a su existencia. Qué bello es el mundo que creó Dios.

jueves, diciembre 10, 2015

La vida de un emperador



















Dos de las cosas que uno acaba comprobando con la edad es que muchos de los problemas de la sociedad podrían ser solucionados si alguien se pusiera manos a la obra. Increíblemente, muchos problemas son abandonados a su suerte, que campen a sus anchas, que fastidien al que le toquen, y así durante decenios.

La segunda cosa que he comprobado es como la sociedad encumbra a todos los niveles del Poder a menudo al que es poco capaz. A aquél que, aunque quiera, no tiene capacidad para entender donde está el problema o como solucionarlo. Y eso sin contar con que a la incapacidad se une, no pocas veces, que el que nos gobierna es débil, falso, hipócrita, egoista, engreído y mentiroso.

Estoy releyendo, otra vez, Memorias de Adriano. Es bello pensar qué sucedería si la persona adecuada inteligente y honrada tuviera el poder absoluto durante toda su vida no sobre un país, sino sobre todo un imperio, sobre toda una gran comunidad de estados.

¿Qué haría yo si se me hubiera concedido ese poder? ¿Qué primeras medidas tomaría? ¿Qué planes a largo plazo diseñaría? Todos creemos que lo haríamos bien. Todos creemos tener capacidad para desempeñar esa función.


Sin necesidad de llegar a tanto, ¿cómo se sentirá el jefe de estado que ha gobernado toda una vida, decenios y decenios, sabiamente, rodeado del amor de su pueblo?  ¿Cómo serán sus últimos años, sus pensamientos, su retiro sin abandonar la máxima magistratura? ¿Una villa, un refugio en mitad de la naturaleza, paseos, pasar el día pescando junto a un bosque? Volver, de vez en cuando, al foro de la Urbe, a una población provinciana, a ser aclamado, a que te estreche la mano alguien que te sonríe.

Dallas, Falcon Crest, Dinastía


Tengo muy agradables recuerdos del centro donde estudié la educación secundaria (BUP y COU) en Barbastro. Cuánto me gustaban en las clases de latín las partes dedicadas a la historia de Roma. La Geli era una profesora tan dulce, tan buena, todos la queríamos.

La Ponchi era muy dura en matemáticas. A nuestro profesor de religión, El Pelirrojo, le gustaba más escuchar que hablar. Como persona muy bueno. Era muy pelirrojo, de eso no cabía la menor duda.


Al Mora nadie le negaba la elegancia y el imperio que desprendía su persona. Es curioso que alguien como yo, al que tanto me llegaría a apasionar la literatura, en esa época no lograra despertar en mí el menor interés por ella. Claro que en esas edades todavía estaba yo muy verde para cualquier cosa que pasase el nivel intelectual de una serie americana tipo El sheriff Lobo, Galáctica, La fuga de Logan, Basurero espacial y similares. 

Recuerdo con mucho cariño a todos mis compañeros de clase, salvo a dos matoncetes. Es curioso, han pasado tantos años y me acuerdo perfectamente de malos detalles de esos dos compañeros y de algún profesor. Esos malos recuerdos permanecen con toda su viveza. Ay, ¡cuanto me gustaba la serie Basurero espacial!