lunes, noviembre 30, 2015

Ha muerto Brian Sewell. En realidad, hace meses. Pero me he enterado hoy.


Hoy mientras fregaba los platos, muchos platos, platos acumulados durante varios días, he escuhado a Neruda en su Confieso que he vivido. No sé si el libro mejora, pero su infancia es bastante anodina literariamente hablando. A ratos tenía más interés el agua corriendo por los platos que su sucesión de sujetos verbos y complementos. También he leído más de media hora de Las palabras y las cosas de Foucault. Pésimo. ¿Cómo ha podido ser tan recomendado ese libro por algunos críticos? Es un misterio.

También me he duchado. Dado que tengo el radiador del aseo estropeado, era recomendable hacerlo al mediodía. Mi relación con el agua siempre ha sido de una gran moderación. Mi piel es muy seca y no necesito meterme en el agua cada día como una rana.

También hoy me he enterado de que ha muerto Brian Sewell. Con lo que lo admiraba. ¿Por qué toda la gente a la que admiro acaba muriéndose? ¿Por qué se ha ido tan pronto? Reconozco que con sus 84 años tampoco era un infante.

También he contestado todos los emails atrasados: estudiantes universitarios, conferencias, cuadrantes de hospital. Me he hecho una pésima paella. Pésima porque me faltaban ingredientes que le dieran sabor. He supuesto que podría suplir con ingenio esa carencia. Pero no. Una novela y una paella necesita de ingredientes sabrosos. Una paella sólo de arroz es insalvable.


Ay, adiós Brian, adiós. Por qué los mejores son los primeros en morir. Yo de anciano me imagino como él. Con el pelo blanco, la piel láctea e igual de antipático y cascarrabias, pero con un toque sutil de simpatía.

Sí, de momento, no hay ningún peligro













Hoy por la mañana he decidido ir a la misa tridentina del monasterio de las salesas de Madrid. La razón es que me apetecía variar. Allí me he encontrado con un buen amigo sacerdote, siempre alegre y optimista, como todos aquellos que tenemos unos kilos de más. Encima ha resultado que la misa de hoy era especial. Venía el superior de la fraternidad a esa iglesia y el sermón era en francés. Francés, fraternidad, tridentino, no, tranquilos, todo estaba en comunión con la Iglesia. Con mi amigo, tras la misa,nos hemos dado un paseo charlando de una serie de lugares comunes mil veces trillados; somos así.

Por la tarde he decidido incluir unas pequeñas añadiduras a la liturgia del jueves y viernes santo de mi libro Neovaticano. Pero la cosa se ha alargado y alargado. Al final, no he acabado hasta la hora de la cena, y eso que he retrasado la hora de cenar.

En Biblioteca Forteniana goo.gl/mNsjmY  tenéis los cambios realizados en ese libro. Creo que ha quedado una ceremonia grandiosa, solemne, fastuosa. Otros escritores imaginan batallas de ciencia-ficción, o imaginan mundos futuros. Debo ser el único autor en todo el planeta que, en sus ratos ociosos, pergeña en su mente formidables liturgias en un Vaticano descomunal fruto de una mente tan calenturienta como la mía. Estas fantasías mías, por otra parte inofensivas, demuestran lo variada que es la Humanidad.


Además, no hay ningún peligro de que ningún cura desobediente lleve a cabo mis ideas. La única posibilidad sería que un sumo pontífice decidiera llevarlas a cabo. Y aun él precisaría de ganas y denuedo para materializarlas. Sí, de momento, no hay ningún peligro.

sábado, noviembre 28, 2015

Gracias, Señor, por todo


Mi casa es mi mundo. Mi pequeño pisito en el centro de Alcalá es el lugar donde he pasado más tiempo en mi vida. Entre estas paredes descanso y trabajo. Amo mi lugar de trabajo, mi sillón donde veo tantos documentales. No tengo nada valioso en mi casa. Ni siquiera he sentido afición por los libros antiguos. Todo es barato, lo cual me ofrece una gran despreocupación.

Unido a este piso, formando una unidad con él, está esta magnífica ciudad, un paraiso para amantes del paseo. Lo tiene todo, casco histórico, catedral gótica, paseo al lado del río con patos y árboles y senderos de tierra que recorren la vera del agua. Montañas con bosques a diez minutos de mi casa en coche.

Aquí tengo amigos, un trabajo que me gusta, una impresionante capilla de adoración perpetua, aquí lo tengo todo. Viajo mucho, pero siempre deseo regresar a mi hogar, a mi ciudad, a la sede de mi diócesis.

Cuando salgo, tras dos días comienzo a sentir nostalgia de mi casa. No es que esté mal en otros lugares. Pero amo mi micromundo formado por personas y rutinas. Eso sí, cuando estuve en Roma, no sentí ninguna pena por dejar Alcalá. Eso no dejó de sorprenderme. Cuanto amaba esa ciudad. La sentía enteramente como mi hogar.

Mi querido Barbastro natal, ya es otra ciudad distinta de la que conocí hace un cuarto de siglo. Mis mejores amigos volaron a otras ciudades, todos. Mi seminario en Pamplona, compañeros y profesores ya no están allí. Es como si fuera a otro seminario. Hasta el edificio es ya otro.


Somos peregrinos. Algún día dejaré mi casa de Alcalá, tengo esa intuición. Y también ella pasará a ser un recuerdo de tiempos pasados.

viernes, noviembre 27, 2015

Pope Michael o la fuerza del Destino II


Los personajes de Matrix creían estar en un mundo cuando, en realidad, habitaban otro. Ésa es la lógica del argumento de esa película, aunque sea una obra de ficción. El pobre David Badwen recorre su mundo mental totalmente convencido de que el suyo es el correcto. Eso nos debe hacer reflexionar a todos.

David no está dentro de Matrix. Más bien su mente a generado un Matrix a su medida. Me abruma la capacidad humana para equivocarse, y para equivocarse mucho tiempo, toda una vida.

Por favor, de ningún modo penséis que me burlo del bueno de David. Todo lo contrario. Él me lleva a preguntarme acerca de mis errores y de mi capacidad de errar. ¿Qué es lo que hace que uno acabe siendo un nazi, otro un Papa en Kansas y una tercera persona un broker ansioso, egoista y angustiado en la bolsa de París. La respuesta es: la concatenación de causas y efectos.


Dichosa y desdichada concatenación que hace de unos santos y de otros monstruos; que provoca en unos la felicidad rodeada de nietos, y en otros el sufrimiento más atroz; que hace de unos obispos y de otros músicos de rock; que hace de unos amantes de Bach y de otros heroinómanos.

Pope Michael o la fuerza del Destino I


Hace ya tiempo vi varios vídeos de David Badwen. Un joven de Kansas que cree ser el verdadero y legítimo Papa de la Iglesia Católica. Elegido por seis laicos, entre los cuales se incluían él y su madre. Con esta base jurídica, él asegura que nunca ha pasado de tener treinta seguidores. Pero tengo mis dudas de que haya llegado nunca a esta cifra.

Eso sí, él esta totalmente de buena fe en esa creencia. Yo creo que cuando muera recibirá una palmadita en la espalda por parte de los ángeles que le dirán que entre en el Cielo y que no se preocupe.

Ahora bien, el tema me preocupa, porque él es la comprobación más clara de que una persona puede permanecer toda la vida en el error con total buena fe. Le pido al Señor que me libre de mis propios errores, de los propios abismos mentales en los que podemos caer sin darnos cuenta.

jueves, noviembre 26, 2015

Resumiendo


Hace ya unos meses que me viene a la mente la idea de escribir el segundo tomo de mis memorias. De ningún modo, por vanidad. En este momento de mi vida, no hay nada, ni una brizna de soberbia en ese deseo. Pero, a menudo, me pregunto cómo quiero ser recordado en el futuro si un libro mío sobrevive. Si una de esas miles de botellas cerradas que arrojo al Mar del Tiempo es recogida por una mano lejana y se asoma a mí, al mundo que fui yo, ¿qué retazos escogidísimos quiero preservar dentro de ese vidrio?

Cuando sea yo polvo en una caja, cuando todo lo que quede de mí sea polvo, alguien sabrá de mí las 80 o 100 páginas que haya yo selecionado. Es una tarea grandiosa escoger 80 páginas de hechos y sentimientos de entre toda una vida. Eso sí que es la gran cosecha. El cincel que debe ser preciso para bosquejar la faz definitiva.

Resumir todo mi trabajo exorcístico en diez páginas, todas las miles de páginas de mis libros en otra decena. Mi parroquia, mis oraciones, mis misas, mis amistades caducas y vivas, mis películas, todo en un manojo de páginas. Qué tarea tan apasionante. Una selección muy breve, muy concisa, la esencia.

Espero vivir más años, pero escribir el libro como una despedida. A sabiendas de que la trituradora de los años quizá tal vez perdone o se olvide o no vea esa pequeña botella de un centenar de páginas. Como si tuviera más esperanza en lo pequeño y humilde. Quizá se salve mi obra integral como la de Athanasius Kircher. Pero tampoco eso me ahorra la posibilidad del olvido total. También las obras son preservadas y olvidadas. Tengo poca confianza en el futuro, quizá porque acumula demasiado, quizá porque se convierte en un inventario imposible por su extensión.


Bien, al menos, destilaré mi vida en cien páginas. Será una vida humilde, os lo aseguro. Colocaré el líquido de las palabras en una pequeña botella. Después confiaré en la Lotería de Babilonia en esa Biblioteca de Babel. 

miércoles, noviembre 25, 2015

Lo bueno es que no suelen quejarse


Estos días estoy leyendo Rayuela de Cortazar. Un libro magnífico, literatura en estado puro, obra de un escritor-artista. Una de las grandes obras del siglo XX. Qué diferencia entre el mundo de Cortazar, caótico, personal, íntimo, amoroso, bohemio, y el de Borges, cerebral, filosófico, frío, ordenado. Dos personas que son dos universos distintos. Dos mundos que producen libros totalmente diversos.

Me admira Cortazar, su obra llena de vitalidad creadora tiene una increíble fuerza literaria, qué vitalidad se respira en sus páginas. Sí, es grande, pero todo se queda en admiración. Mientras que a Borges le amo. ¿Es posible amar una inteligencia pura? Sí, sin duda.

Malraux me ha defraudado con su La condición humana. Buen escritor, pero hipervalorado. Thomas Mann con su La montaña mágica me ha aburrido. Mann si puede decir algo en cien páginas en vez de en cinco, usará cien páginas. La conjura de los necios me ha gustado y mucho. Pero basta leer una tercera parte del libro para satisfacerse en su escritura. El resto de la obra no aporta nada más que no estuviera en el principio. Con Faulkner me ha faltado paciencia y ganas, lo mismo que con El guardián del centeno.


Yo, de entre todas mis obras, os aconsejo Historia del mundo angélicoYo debo ser uno de los pocos escritores que tiene como lectores a los ángeles. Lo bueno es que no suelen quejarse.

lunes, noviembre 23, 2015

Dedicado a todos los padres


Hoy he comido en casa de una familia. Los cuatro niños eran la alegría de la casa. Se notaba que era un lugar sobre el que había caído la bendición de Dios. Nada de los típicos hijos llenos de caprichos, aburridos y exigentes. Los tres más mayores se les veía religiosos, educados, buenos y profundos.

Aunque mi preferida era la más pequeña de todas sentada a mi lado tan vivaz, tan pizpireta, tan graciosa. Seis o siete años llenos de vida con ganas de dar muchos abrazos y besos.

La verdad es que hay hijos que los soles de la casa, llenándolo todo con la luz de su alegría. Entiendo perfectamente que haya padres para los cuales un solo hijo es razón suficiente para seguir viviendo, trabajando y luchando.


Los niños disfrutan y expanden tanto optimismo. Son una verdadera predicación acerca de la belleza de la existencia. Sí, hay padres muy afortunados. Hay casas que son pequeños trozos de paraíso.

No como otra casa en la que la madre me había hablado desesperada de su angelito largo rato. Pensé que era una exagerada. Cuando entré en la habitación del adolescente, quedé impactado: la decoración habitual de la habitación era la propia de un lugar donde se hubiera acabado de realizar un aquerrale. Allí sólo faltaban las brujas de Zugarramurdi. No me hubiera extrañado encontrar una cabra muerta en el suelo.

domingo, noviembre 22, 2015

Espejismos eclesiásticos


Querido amigo (un cura jubilado): Ayer tuvimos una larga conversación como siempre tan agradable, tan relajada, tan deliciosamente larga, tan nocturna. Tú en tu casa en el centro de Madrid, yo en la mía en el centro de Alcalá. Dos pequeños mundos nuestros pisos. Mundos unidos por el teléfono.

Me preguntabas, una vez más, por qué no hacer tal o cual cosa para conseguir esto o lo otro en el mundo de las funciones clericales. Mi respuesta fue la de siempre. La única que me hubiera satisfecho como seminarista. Desde el momento en que sabemos de la existencia del Ser, de Él, del Único, no tiene ningún sentido pretender nada para uno mismo en el ámbito clerical.

De todo se ocupa Él. Tenemos que tener fe en que nada queda desatendido. Ningún detalle queda olvidado. Constituiría una falta de fe levantar el plato reclamando una ración, cuando la que distribuye es la Mano Omnisciente. Si servimos al Puro, nuestra intención debe ser completamente pura, nuestros medios también. Y en esta materia no hay otro medio más puro que el de tener fe en esa Sabiduría del que todo lo puede. Y casi siempre la Sabiduría determina que su mejor regalo es el que es invisible y la rutina y la paz.

viernes, noviembre 20, 2015

Blog del versículo complutense












Yo, desde hace muchos años, tengo la costumbre de escoger un versículo de la Biblia completamente al azar, escribirlo en un papel y colocarlo sobre mi mesa de trabajo, para así leerlo y meditarlo durante varios días.

Años después de tener esta costumbre, se me ocurrió que sería muy bonito, al conectarme a Internet, encontrarme con la Palabra de Dios lo primero de todo, cada día, cada vez que me conecto por primera vez a la Red. Sería un modo de glorificar a Dios, de glorificarle a través de su Palabra.

Ya que lo hacía para mí, ¿por qué no ofrecerlo a otras personas? La Palabra de Dios está viva. Recitada con amor, veneración y fe hace bien a nuestras almas.

Y así fue como creé este blog:

Para que te aparezca lo primero de todo al conectarte, únicamente tienes que ponerlo como página de inicio. Cada varios días lo iré cambiando. Si está colocado como tu página de inicio, te aparecerá el nuevo versículo directamente sin tú hacer nada.

Le he puesto un nombre a ese blog: Blog del versículo complutense.

Darle un nombre propio a este blog era conveniente, para así poderlo encontrar fácilmente en Google. Complutense es el gentilicio de la ciudad donde vivo.

Un poema


Este dibujo es de la Tienda de la Reunión en el desierto, en tiempos de Moisés. Lo explico para los lectores no especialmente versados en las Escrituras.

No soy hombre de poemas. Pero hoy he leído este de Borges sobre mi país que os comparto. Se titula España.

Más allá de los símbolos, 
más allá de la pompa y la ceniza de los aniversarios, 
más allá de la aberración del gramático 
que ve en la historia del hidalgo 
que soñaba ser don Quijote y al fin lo fue, 
no una amistad y una alegría 
sino un herbario de arcaísmos y un refranero, 
estás, España silenciosa, en nosotros. 


España del bisonte, que moriría 
por el hierro o el rifle, 
en las praderas del ocaso, en Montana, 
España donde Ulises descendió a la Casa de Hades, 
España del íbero, del celta, del cartaginés, y de Roma, 
España de los duros visigodos, 
de estirpe escandinava, 
que deletrearon y olvidaron la escritura de Ulfilas, 
pastor de pueblos, 
España del Islam, de la cábala 
y de la Noche Oscura del Alma, 
España de los inquisidores, 
que padecieron el destino de ser verdugos 
y hubieran podido ser mártires, 


España de la larga aventura 
que descifró los mares y redujo crueles imperios 
y que prosigue aquí, en Buenos Aires, 
en este atardecer del mes de julio de 1964, 


España de la otra guitarra, la desgarrada, 
no la humilde, la nuestra, 
España de los patios, 
España de la piedra piadosa de catedrales y santuarios, 
España de la hombría de bien y de la caudalosa amistad, 
España del inútil coraje, 
podemos profesar otros amores, 
podemos olvidarte 
como olvidamos nuestro propio pasado, 
porque inseparablemente estás en nosotros, 
en los íntimos hábitos de la sangre, 
en los Acevedo y los Suárez de mi linaje, 
España, 
madre de ríos y de espadas y de multiplicadas generaciones, 
incesante y fatal.

jueves, noviembre 19, 2015

Me encanta la cara de este conejo


Hoy os propongo este formidable vídeo de física:

Y para acabar esta insuperable música que es la overtura de la banda sonora de Elizábeth. No exagero si os digo que la he escuchado más de cien veces a lo largo del último mes:



martes, noviembre 17, 2015

Jugando al ajedrez, con pueblos y personas



¿Se puede luchar contra el terrorismo sin cambiar la Constitución? Por supuesto, en cualquier país de Europa. Los mecanismos jurídicos son perfectos. Simplemente la Constitución preserva principios tales como la limitación del Ejecutivo para que tenga que ser un juez el que decida si uno puede intervenir teléfonos o tirar la puerta de tu casa abajo.

¿Por qué cambiar entonces esas barreras que contienen al Poder? Pues porque cuando el Pueblo pide hacer algo, lo mejor es cambiar la Carta Magna a toda prisa en orden a debilitar las garantías constitucionales de los ciudadanos. Cambiar la Constitución, en este caso, se traduce por un debilitamiento de los derechos de los ciudadanos frente al Poder.

Curiosamente, que no casualmente, en mi novela Cyclus Apocalypticus ya señalé en aquel lejano 1997 que el mejor modo de concentrar Poder por parte del Ejecutivo en una democracia era precisamente ése: el miedo al terrorismo.


Pero vamos camino de la mentalidad cesariana. Los ideales se han perdido por el camino. Y frente a esta situación, peor todavía, los antisistema que en el fondo constituyen un tipo de bolivarianismo. Entre el terrorismo y las futuras luchas callejeras de los anticapitalistas, los futuros césares lo tienen muy fácil para eclosionar. 

Mientras tanto, el Pueblo seguirá pidiendo atajos a la ley, seguirá pidiendo más concentración de Poder. Como si la solución a nuestros problemas pasara por extender toda una generación de Putins en las capitales de Europa. Magnífico, vamos por el camino adecuado. Mueren 128 personas y se cambian los derechos y libertades de 66 millones de personas.

lunes, noviembre 16, 2015

Francia será implacable. Aplausos. Baja el telón. A casa a cenar.


Francia será implacable. Es decir, eso se limita a arrojar un par de docenas de bombas del modo más televisivo posible. Medida bombardera que puede repetirse unas cuantas veces según el graderío siga ovacionando más o menos. Las estadísticas sabrán decir al gobernante cuando debe parar, porque las estadísticas son sabias.

Ése será el momento para sacarse la foto con el cartel de Mission Acomplished y se despedirá sonriendo con un enérgico y satisfecho hasta el próximo atentado que requiera héroes como yo. Mientras tanto ISIS seguirá decapitando, torturando, ahogando y preparando el siguiente atentado contra Europa o Estados Unidos. Con políticos así da gusto hacer el mal, dirán los fanáticos.


Mi postura, la mía, es muy clara: hay que hacer lo que se debe hacer. En esto los gobernantes, al menos de Occidente, deberían estar unidos. Pero si han permitido lo que han permitido hasta ahora es porque están enfermos. Los terroristas ahora tienen un símbolo, todo un Estado. Hay que derribar ese símbolo a cualquier precio. A cualquier precio, a sangre y fuego.

domingo, noviembre 15, 2015

Atentados de París: cruzadas en el siglo XXI


Cuando ocurre un atentado de estas características, los políticos aparecen en las televisiones desplegando todo el arsenal de lugares comunes: ¡Les aseguro que los cogeremos y responderán ante la Ley!, ¡Francia será implacable!, y un largo etcétera.

Sea el país que sea, el político de turno siempre asegura que los culpables serán atrapados. Es curioso decir eso, cuando no hay poder en la tierra que pueda asegurar que se logrará eso.

También resulta llamativo afirmar que Francia será implacable. El gobernante sabe que la opinión pública no le apoyará en políticas que impliquen lucha armada. Acabar con gran parte de esa amenaza implica acabar con ISIS. Así que eso de ser implacable se queda simplemente en investigar, labor de inteligencia y todo eso. Si eso es todo, me pregunto: ¿es que hasta ahora no eran implacables?

Si a partir de ahora van a ser implacables, es que hasta ahora no lo eran. En fin, el mundo sigue gobernado por malos alcaldes con mandatos de cinco años. Alcaldes nacionales, pero alcaldes al fin y al cabo. Pobres alcaldes con alma de alcalde. No grandes estadistas que harán lo que deban hacer. Claro que estos perderían el puesto. Porque un Pueblo enfermo escoge representantes moralmente enfermos. 

sábado, noviembre 14, 2015

Los atentados de París


Cuando ocurre algo como los atentados de París, queda patente la necesidad de racionalización que tiene este mundo. El planeta precisa de mecanismos para hacer las cosas que se deben hacer. Pero no hemos logrado, ni siquiera, que los más adecuados gobiernen en cada uno de los distritos (países) en los que está dividido el mapamundi de este Mundo Feliz.

La irracionalidad campa a sus anchas en la gestión de ciudades, regiones y naciones. Los grandes problemas son arrojados al limbo. A diferencia de la década de los 70 y 80, cada vez mayor parte de la población piensa que esto es así, ha sido así y será así. Cada vez son más los que consideran que no hay nada malo en que pulule la irracionalidad en la organización de las grandes cuestiones planetarias.

A estas alturas, veo con claridad que el problema no radica en cuestiones organizativas, sino en el campo moral. Hombres moralmente enfermos difícilmente ven con claridad. Gobernantes malos, corruptos, ambiciosos y mentirosos nunca serán los adecuados para poner solución a las cosas. ISIS puede estar tranquilo. El mal puro puede seguir pululando mientras esté rodeado de mal diluido de tercera calidad.


Es el mundo entero el que requiere una reestructuración total, una reestructuración que sólo puede hacer Dios.

Cuando no haces lo que debes hacer a varios miles de kilómetros de distancia, te acaban pasando cosas como las que acaban de pasar. Hay una relación entre la dejación de los últimos años y el baño de sangre de hoy. Pero, eso sí, siempre puedes sacar al ejército a la calle, que eso queda muy bien para las fotos. La foto, lo importante es la foto.

viernes, noviembre 13, 2015

Deus et omnia


Hoy he comido con un amigo, he dado un paseo con él, he visitado habitaciones del hospital, he hablado por teléfono con México, me han regalado una seta (comestible), he escrito durante una hora. Todo lo he hecho dentro de la programación de Matrix. Me muevo dentro de su programa. Trabajo, hablo, leo, bebo, descanso, camino dentro de su programa. Nada escapa a su programación. Desde el momento en que me hago consciente de que existe un Ser Infinito, no hay nada de qué preocuparse. En cierto modo, nunca llegaré tarde a ningún lugar. Llegaré cuando tenga que llegar. Nunca quedaré desatendido, nunca quedaré abandonado. Si me lo parece, será pura apariencia. Un Ser Omnisciente velará por mí. Nunca enfermaré sin que eso ocurra cuando y como deba ocurrir. No dejaré este mundo antes del momento justo. Todo está previsto. Todo forma parte de un plan. Nada ocurre sin que esté previsto mil veces.

jueves, noviembre 12, 2015

El post de hoy es visual

Una imagen del arca de Noé totalmente ajustada a la Historia. Las cosas fueron así.






















El misterioso pasaje de la Biblia en que Jacob lucha contra un ángel. Bellísima iluminación.
















Cuando en España hasta los sellos predicaban la gloria de Dios y de su Santa Iglesia. Nada ha cambiado.



















Job visitado por sus amigos. Cuando el arte se hace fe.


miércoles, noviembre 11, 2015

Photobombing, el 8º arte


Hoy os pongo el link a mis sermones. Ya he llegado al sermón 990. El Partido Comunista de China me aseguró que me daría un premio si llegaba a mil sermones.


En el siglo XVI, en las mazmorras, los tercios españoles obligaban a los presos luteranos a escuchar mis sermones durante semanas seguidas. Normalmente, los prisioneros sólo resistían hasta el sermón 600. Más allá de esa cifra, solían delatar a todos los infiltrados, así cogieron a los de Valladolid.


Un chino de Macao aseguró que aunque no entendía ni una palabra de lo que yo decía en mi lengua, mi voz le arrullaba cada noche en su lecho hasta quedar profundamente dormido. Ese uso como somnífero auditivo siempre escapó a mis intenciones, aunque no puedo negar haber tenido un cierto conocimiento de ello.

martes, noviembre 10, 2015

El Papa protector












Si hay una película que me atrae como un imán, cuyos fragmentos tengo que ver una y otra vez, una obra que admiro como una tragedia griega mil veces conocida y mil veces contemplada de nuevo, ésa es Un hombre para la eternidad.

Quizá eso sucede porque siento que no dentro de muchos años nos encontraremos en una situación en la que habrá que elegir entre el Estado con su faz más vil o la Santa Iglesia. La paz con el Estado o la paz que viene de Dios.

Desde luego, esta película tiene la grandeza de una catedral. Sus detalles son los de una película como sólo diez o veinte se han filmado en toda la Historia. Me fijaba hoy en el verismo con que la esposa de Tomás le grita al guardián que quite sus manos de encima cuando éste la empuja hacia fuera de la celda (1:21 min.). Los gritos de ésta sollozando y casi tropezando en la escalera. No sé cuantas veces filmaron esa escena, pero sólo actores gigantes pueden darle el tono perfecto a un momento como ése. El más mínimo exceso interpretativo se hubiera notado.


Después de toda una vida viendo cine, me reafirmo en que Dios quiso hacer una película homenaje acerca de uno de sus queridos siervos.Y cuando el Inspirador de toda belleza quiere homenajear a alguien, el resultado es una obra como ésta que parece realizada más por ángeles que por hombres.

domingo, noviembre 08, 2015

Un tanto para los anglicanos y Dublin III


Durante tres días mi amigo y yo recorrimos Dublin de arriba abajo, de este a oeste y de norte a sur, llegando a dos claras conclusiones: el clima es muy malo y el 10% de los irlandeses son pelirrojos.

La palanquita del clima en Irlanda sólo tiene dos posiciones: posición very bad, y posición raining. Pero no penséis que esto es aburrido. La posición 1 incluye muchas pequeñas variantes: viento desagradable, humedad altísima, frío desapacible, etc.

Otra característica es que, en cinco días en Irlanda, no me encontré por la calle con ni un solo cura o monja. A favor de los anglicanos diré que los curas católicos no pagamos al entrar en sus catedrales. Y eso, francamente, es muy de agradecer. Sobre todo teniendo en cuenta que los organizadores de la exposición de la Sábana Santa en la iglesia de las Bernardas (aquí en Alcalá) sí que pretendieron hacerme pagar la entrada. No hace falta decir que removí Roma con Santiago para que me dejaran entrar gratis. Cosa que logré casi más por cansancio de los dos pobres chicos de los tickets más que por persuasión.


Sea dicho de paso, en Dublín mi amigo y yo nos tomamos el primer día una hamburguesa que no sé qué ingredientes contendría, pero que nos dejó saciados y sin hambre para todo el día a pesar de andar decenas de kilómetros. El resto de los días nos reíamos al pensar en las utilidades (incluso militares) de ese tipo de hamburguesas.

sábado, noviembre 07, 2015

Blade Fortea Runner (y Dublin II)


Lo más bonito de este viaje, todo un detalle, es que un amigo mío norteamericano vino desde Washington sólo para escuchar la conferencia en Dublin. Y después de decidir el viaje, me preguntó si me apetecería alargar mi estancia un poco más y ver algo más de Irlanda. Por supuesto dije que sí.

Aunque después, de los tres días de más que estuve, sólo uno salimos fuera de la ciudad. Vimos el castillo de los Talbot y un pueblo costero.

Sea dicho de paso, ese día en el desayuno había comido muchas pepitas de calabaza con el yogur. Y en mitad del recorrido por los salones del castillo tuve que preguntar con urgencia dónde estaba el Fir & Mná que es como llaman en gaélico a lo que los ingleses denominan toilet y los norteamericanos restroom.


Estoy seguro de que si hubiera atravesado el cordón que cerraba el paso y me hubiera encerrado en uno de los pequeños torreones de los aposentos del segundo piso y hubiera usado los cacharros cuadrados del siglo XIX que contenían una palangana, la guía alemana presente hubiera contado, grupo tras grupo, año tras año, que la última vez que había sido usado uno de aquellos muebles había sido en el 2015 por un sacerdote in a need.

Impresionante custodia y Dublín I


Acabo de regresar de Dublin. La razón de este viaje ha sido una invitación a dar una conferencia en el Trinity College. El tema del demonio, el Mal y el infierno es tan interesante que la sala del edificio neogótico del Graduates Memorial Building estaba tan llena de estudiantes que, a partir de cierto momento, hubo que decir a los que llegaban que ya no era posible meter a una sola persona más.

No fue mérito mío ese lleno, porque, de hecho, no me siento nada contento de mi falta de concentración en esa conferencia. Hablar en una lengua que no es la tuya y tratar de buscar las palabras no es fácil cuando no practicas ese idioma más que cada muchos meses. Escuchar sí que escucho inglés de forma habitual, sobre todo viendo documentales. Pero hablarla, no la hablo más que de forma inusual.


A partir de ahora, he decidido usar traductor en mis conferencias en inglés. No así en la parte de preguntas y respuestas que sigue a toda conferencia. Las preguntas siempre versan de cuestiones más concretas y no es necesario concentrarse tanto. Pero una conferencia no puede leerse. Para eso ya están los libros. Una conferencia ideal sobre alta teología debe ser siempre una nueva creación, una creación que se realiza en el mismo momento que se escucha. Una conferencia óptima debería ser algo nuevo que se gesta en el momento, debería ser una reflexión en voz alta, un acto creativo público. 

viernes, noviembre 06, 2015

Otra puerta medieval de otra catedral



















La Iglesia, que es Madre, se preocupa mucho del alma de los sacerdotes. Y por eso determinó que el sacerdote que celebra misa tiene que pronunciar en voz baja siete oraciones personales a lo largo de la celebración. 

Son oraciones personales, pero obligatorias, no para la comunidad, sino para el bien de su propia alma, la del celebrante. Esas oraciones son las siguientes. Las pongo en latín, porque traducirlas me llevaría un rato. No indico, también para ahorrar tiempo, en qué lugar de la liturgia se recitan. Pero el misal lo indica con toda claridad al sacerdote. Éstas son las siete oraciones:

1.      Munda cor meum ac labia mea, omnipotens Deus, ut sanctum Evangelium tuum digne valeam nuntiare.

2.      Per evangelica dicta deleantur nostra delicta.

3.      Per huius aquæ et vini mystérium eius efficiámur divinitátis consórtes, qui humanitátis nostræ fíeri dignátus est párticeps

4.      In spiritu humilitatis, et in animo contrito suscipiamur a Te, Domine: et sic fiat sacrificium nostrum in conspectu Tuo hodie, ut placeat Tibi, Domine Deus.

5.      Haec commixtio Corporis et Sanguinis Domini nostri Iesu Christi fiat accipientibus nobis in vitam aeternam 

6.      Perceptio Corporis et Sanguinis tui, Domine Iesu Christe, non mihi proveniat in iudicium et condemnationem: sed pro tua pietate prosit mihi ad tutamentum mentis et corporis, et ad medelam percipiendam.

7.      Corpus Christi custodiat me in aeternum.

8.      Sanguis Christi custodiat me in aeternum.

9.      Quod ore súmpsimus, Dómine, pura mente capiámus: et de munere temporáli fiat nobis remédium sempitérnum. 


jueves, noviembre 05, 2015

Publico digitalmente un nuevo libro









He publicado en Biblioteca Forteniana otro libro titulado Historias Hamletianas. Esta obra es una serie de variaciones acerca de la obra Hamlet de Shakespeare. Impreso en el año 2004, ahora, tras una profunda revisión, aparece publicado por primera vez en una edición digital.


Como curiosidad añadiré que esta novela corta la escribí en las aburridas jornadas de un estancia en Alexandría (Virginia). Había ido allí con el propósito de ayudar en una parroquia. Pero pronto descubrí que allí había muy poco trabajo. No tuve otro remedio que llenar mi tiempo escribiendo. Así nació este breve libro que es una reflexión bastante libre acerca de la obra de Shakespeare.

Ya podéis descargaros cuando queráis este libro.

miércoles, noviembre 04, 2015

Cómo colocar las comas III


La foto es un detalle de la puerta de una catedral medieval. Impresionante. 

Éste es el último post en el que os doy algunos consejos sobre como colocar las comas.

Se escribe coma detrás de determinados enlaces como

 esto es, es decir, a saber, pues bien, ahora bien, en primer lugar, por un/otro lado, por una/otra parte, en fin, por último, además, con todo, en tal caso, sin embargo, no obstante, por el contrario, en cambio y otros similares.

Así como detrás de muchos adverbios o locuciones adverbiales que modifican a toda la oración y no solo a uno de sus elementos, como

 efectivamente, generalmente, naturalmente, por regla general, etc.

Ejemplos:

Por lo tanto, los que no tengan invitación no podrán entrar al recinto.
No obstante, podrán seguir el acto a través de pantallas instaladas en el exterior.
Naturalmente, los invitados deben vestir de etiqueta.

Si estas expresiones van en medio de la oración, se escriben entre comas:

Estas palabras son sinónimas, es decir, significan lo mismo; los antónimos, en cambio, tienen significados opuestos.

Se escribe coma detrás de los complementos encabezados por locuciones preposicionales de valor introductorio, del tipo

en cuanto a, respecto de, con respecto a, en relación con, con referencia a, a tenor de, etc.

Ejemplos:

En cuanto a ti, no quiero volver a verte.

A tenor de lo visto, no creo que cambie mucho la situación.