viernes, enero 31, 2014

Diferencias entre una clase y una conferencia

Hablando de mi viaje, me gustaría ofrecer algunos pensamientos por si son útiles a los profesores que me leen, pues algunos hay.
Una clase y una conferencia son dos géneros distintos. En una clase (de licenciatura o de doctorado) tienes el deber de profundizar en el tema tratado. En una conferencia, normalmente, se busca exponer ante los oyentes el panorama del tema del que has decidido hablar.
La clase permite trabajar el detalle al máximo. En una conferencia, evidentemente sería un fracaso quedarse a la mitad de la materia que el tema del título proponía.

En una clase, las preguntas no son un estorbo para el desarrollo de la materia, sino que forman parte del intercambio que se produce entre profesor y alumno.
En la conferencia los oyentes son muchos más. De manera que el intercambio es menor. Allí se va a escuchar al conferenciante. En una clase, no pasa nada si se emplean diez minutos de preguntas, respuestas, réplicas y contrarréplicas acerca del sentido de la palabra griega aion (αἰών). En una conferencia, forma parte del arte del ponente el evitar que la exposición embarranque en un arrecife cualquiera.

La conferencia tiene que poseer una cierta belleza en sus proporciones: la manera (a veces deslumbrante) con la que se hace entrar en el tema a los presentes (por muy especialistas que sean), el modo en el que se mantiene el interés, el final de la conferencia como un final musical, es decir, con una conclusión que suponga el coronamiento de una exposición.

En una clase, las cosas se retoman donde se dejaron. Todas las clases forman un continuum en el que se busca, ante todo, que los alumnos aprendan.
No estoy diciendo que la clase es para un público más selecto y la conferencia para un público más general. No. En ocasiones, en una conferencia, todos los oyentes son especialistas. La conferencia tiene más de obra de arte. La clase tiene más de diálogo. La conferencia expone un tema de un modo equilibrado, incluso estéticamente proporcionado, en el tiempo predefinido. La clase forma un tiempo continuo dividido en días. La clase puede descender al detalle, la conferencia presenta un panorama. Como se ve, son dos géneros.

Existe el riesgo de que un profesor convierta sus clases en conferencias. Buscando no ser interrumpido para ser alabado por sus alumnos al final. Este riesgo es bajo. Sí que es mayor el riesgo de que un conferenciante convierta su ponencia en una clase.

Lo que sí que es digno de evitar, es que el conferenciante lea su intervención de principio a fin. Se leen las citas, pero se supone que un gran ponente debe ser como el músico que improvisa a tenor de un tema principal. De manera que cada conferencia constituya una obra intelectual única. ¿Qué diferencia hay entre escuchar a alguien que lee o leer el libro en casa cómodamente sentado en el sillón con una taza de té al lado? El gran conferenciante enardece, aviva las pasiones, la pasión del conocimiento.


El profesor tampoco se sienta para leer unos papeles, sino para reflexionar conjuntamente. De esta manera, las clases se convierten no en una carga, sino en un placer. En un momento agradable, distendido, mucho más apasionante que la lectura de varios libros.

jueves, enero 30, 2014

Viajando, predicando, enseñando

Acabo hace dos días de regresar de un viaje a Estados Unidos. Esta vez entré en esa nación por Miami. Caras conocidas, caras amigas. Incluso el perro de la casa en la que me hospedé es un viejo conocido. Enseguida noté que el perro había engordado.

Ya que hacía escala de un día en esa ciudad, la aproveché para dar una conferencia en una parroquia. Diez días antes del vuelo, me pidieron si podía dedicar medio día a dar varias charlas a los sacerdotes de esa archidiócesis, a lo que me presté con gusto. 

Esas charlas para los sacerdotes habían trascendido a algunos medios de comunicación antes de que comenzaran. Así que varios medios comenzaron a llamar a la archidiócesis. Al final, el vicario general me pidió si podía dar una rueda de prensa en el arzobispado. La foto es de esa rueda de prensa.

Al día siguiente partí para Oklahoma, donde iba a impartir un curso. La noche en que llegué, cenaba con el obispo de la diócesis y me puse malísimo un rato antes de la cena. Un dolor de cabeza fortísimo que me revolvió el cuerpo. Las nauseas eran fuertes, pero no tenía nada en el cuerpo dado que ocurrió esto antes de la cena. Pude resistir el compromiso sin apenas comer nada, pero conforme avanzaba la cena me dijeron que mi tez se fue poniendo tan blanca como mi alzacuellos, según palabras de los presentes al día siguiente.

Al encuentro habían venido medio centenar de exorcistas de toda la geografía de los Estados Unidos, y justo un día antes el conferenciante se ponía enfermo. Me imagino la consternación de los organizadores. Afortunadamente, a la mañana siguiente estaba de perfecto humor, desayuné con apetito y el mal, fuera lo que fuese, no volvió a hacer acto de aparición.


Así que tras la concelebración en el obispado de la diócesis, comencé con mis clases acerca de los exorcismos en el evangelio de San Mateo. San Mateo nos llevó cuatro horas repartidas a lo largo del día, con descansos y almuerzo. No era un público al que hubiera que explicarle qué era el exorcismo. La mayoría eran exorcistas y también la mayoría asistían puntuales cada año a aquellas clases. Así que los interrogantes teológicos eran de verdadero detalle. Dado que a los presentes les costaba estar allí más de cien dólares al día, esperaban algo profundo y no simplemente que les dijera que all you need is love y que el demonio es muy malo. Menos mal que mi nivel de inglés ha ido mejorando año tras año. O menos mal que he llegado a esa moderada convicción.

miércoles, enero 29, 2014

Un rostro que lo dice todo, un rostro que habla incluso en silencio

Durante mi vida he escuchado muchas opiniones acerca de si los exorcistas conviene que aparezcan en los medios o no. Pero la cuestión no es si ellos deben salir en la televisión o no. La cuestión es si los sacerdotes deben aparecer en los medios o no.

Lo que valga para el clero, valdrá para ellos. Muchas veces, las entrevistas que veo del clero, no me agradan. Bien a causa del entrevistado, bien a causa del entrevistador que hace aparecer al entrevistado como un memo.

Una cosa es segura: no debemos juzgar al sacerdote. Siempre debemos pensar que aceptó la entrevista con buena intención. Por supuesto que siempre debe someterse previamente a la obediencia a su obispo o superior religioso.

Pero presupuesta esta condición, el que juzga que hay intenciones torcidas en el sacerdote (como la búsqueda de la fama), en realidad, traslada su propio pecado a los demás. La mente torcida ve intenciones torcidas en los demás.
Cuanto más torcido es uno, más deformados ve a los demás. Cuanto más habita el pecado en uno, menos se da cuenta de su propia visión deformada.
He visto, en ocasiones, entrevistas al clero que me han desagradado profundamente, pero siempre he excusado, siempre he pensado bien. Porque es lo que nos enseña Jesús.

Nuestro Maestro, al que seguimos, es severo con la crítica, el juicio temerario y la división entre nosotros. Le molesta hasta que lo pensemos. Ay del que reprueba, porque será reprobado. Ay del que juzga, porque será juzgado. Ay del que siembra la división, porque ésa es la labor contraria a Cristo.

Así que la próxima vez que veáis a un sacerdote en televisión, rezad para que lo haga bien, y no juzguéis. La verdad es que necesitamos apóstoles que salgan en los medios. Pero ojalá que los que salgan sean luces que brillan con la luz del Evangelio.

Post Data: Siempre me han dado pena los buenos cristianos que han juzgado mi pobre persona cuando he aparecido en la televisión. Porque las razones para aparecer sólo las conoce Dios y yo.

martes, enero 28, 2014

Ya he regresado a España


He estado los pasados días dando un curso en un instituto diocesano de teología. Al regresar a España, he podido ver un reportaje que emitió La Sexta sobre los exorcistas en España.

Ni me voy a molestar en hacer una crítica de ese programa, pero sí que me gustaría volver a repetir (otra vez más) que me arrepiento profundamente de haber invitado en mis años jóvenes, en cuatro ocasiones, a un puñado de periodistas a presenciar el fenómeno que yo acababa de descubrir. El fenómeno de la posesión que me dejaba tan sorprendido como ellos.

No hubo en mí desobediencia a mis superiores, sino una decisión que tomé por mi cuenta de buena fe. De buena fe, pero errada. Contrariamente a lo que muchos puedan pensar, mi obispo (de aquella época) se portó conmigo de forma exquisita. Los años me mostraron que el que tenía razón era mi obispo. Culpo de mi actuación a mi juventud, inexperiencia y al asombro que me provocó sumergirme en ese campo desconocido.


Viendo el reportaje compruebo con horror que mi voz es bastante fea. De ello no puedo culpar ni a mi inexperiencia, ni a mi juventud. Eso sí, ya se encargaron los queridos técnicos de ese canal anticatólico de buscar fragmentos que produjeran la impresión que querían causar. 

Con tristeza supongo que la gente y algunos compañeros sacerdotes pudieron sacar una mala impresión de mí. Pero la realidad en toda su complejidad, con todas sus luces y sombras, no es exactamente como, a veces, nos la presenta un simplista programa de televisión.

lunes, enero 27, 2014

El link prometido

Ayer os dije que si encontraba el link sobre el juez Roland Freisler, os lo pondría hoy. Y lo he encontrado. La historia es tan ijmpresionante, que por eso os pongo el link:

http://blogdelpadrefortea.blogspot.com.es/2012/06/el-gran-juez-nazi.html

domingo, enero 26, 2014

Eugen Boltz: la dignidad


Esta foto me impresionó, cuando la encontré hace dos días. El hombre que está de pie es Eugen Boltz. Fue un importante político alemán que se opuso al nazismo con todas sus fuerzas. Era un hombre muy católico. Los nazis le juzgaron y le guillotinaron en 1945. Tres meses antes de que acabara la guerra.
La foto infunde una tristeza intensa. Se ve a un hombre derrotado, a un hombre que sabe que no hay nada que hacer, que no tiene sentido nada lo que diga allí. Está sentenciado y lo sabe.

Pero lo que vemos detrás de su tristeza es un hombre justo, honesto. Por eso su desánimo nos impresiona más. Quizá tuvo delante a Roland Freisler, el infame juez, al que Dios castigó directamente sin esperar al final de la guerra. Ya conté la historia de su castigo en otro post. Si lo encuentro ese post, lo pondré mañana.


En fin, la virtud siendo juzgada por la maldad. Una foto impresionante.

sábado, enero 25, 2014

Lo que hay bajo el Altar de la Confesión en el Vaticano








Es la caja que contiene las reliquias de San Pedro. Las reliquias que están bajo el Altar de la Confesión en la Basílica de San Pedro del Vaticano. Esta caja relicario se hizo hace menos de un año. Cuando la vi, me pareció todo un alarde de sencillez y elegancia. Estéticamente se merece un diez.

viernes, enero 24, 2014

Un campo donde no debemos meter nuestra hoz II


También hoy quiero transcribir otras palabras del Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros de la Congregación para el Clero del año 2013. Son pensamientos muy acertados:


Como Jesús (cfr. Jn 6, 15 ss.), el presbítero debe renunciar a empeñarse en formas de política activa, sobre todo cuando es partidista, como sucede casi inevitablemente, para seguir siendo el hombre de todos en clave de fraternidad espiritual. Todo fiel debe poder siempre acudir al sacerdote, sin sentirse excluido por ninguna razón.  El presbítero recordará que no corresponde a los Pastores de la Iglesia intervenir directamente en la acción política ni en la organización social. Esta tarea, de hecho, es parte de la vocación de los fieles laicos, quienes actúan por su propia iniciativa junto con sus conciudadanos.

jueves, enero 23, 2014

Un campo donde no meter nuestra hoz


Quiero transcribir algunas palabras del Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros de la Congregación para el Clero. Fue publicado en el año 2013. Son palabras tan acertadas que nos hará bien leerlas, una vez más, a todos los sacerdotes:

El sacerdote estará por encima de toda parcialidad política, pues es servidor de la Iglesia: no olvidemos que la Esposa de Cristo, por su universalidad y catolicidad, no puede atarse a las contingencias históricas. No puede tomar parte activa en partidos políticos o en la conducción de asociaciones sindicales, a menos que, según el juicio de la autoridad eclesiástica competente, así lo requieran la defensa de los derechos de la Iglesia y la promoción del bien común. Las actividades políticas y sindicales son cosas en sí mismas buenas, pero son ajenas al estado clerical, ya que pueden constituir un grave peligro de ruptura de la comunión eclesial.


miércoles, enero 22, 2014

Las cofradías III


Algunas personas critican a las hermandades, diciendo que sus miembros no son perfectos cristianos. Esa crítica es injusta, porque los hermanos nunca han dicho que ellos sean perfectos, nunca han pretendido mostrarse como modelos. Las cofradías no son hermandades de santos, sino grupos de personas que (tengan los defectos que tengan) se esfuerzan por dar gloria a Dios con los actos que organizan.

En mi primer año como párroco en un pueblo, me impresionó ver cómo lloraba un señor que no iba nunca a misa, cada vez que sacaban el paso de su hermandad en procesión. Ese señor no iba a misa, pero se emocionaba con las más profunda religiosidad ante el paso, a lágrima viva. No iba a misa, pero no faltaba a ningún acto de la hermandad a la que pertenecía. Para él, esa cofradía esa cofradía era un alimento espiritual, un medio a través del que recibía muchas gracias para su alma.


martes, enero 21, 2014

Las cofradías II


(Sigue de ayer.) Frente a esta imposición laicista de los que no creen, las cofradías hacen pública profesión de fe, glorifican a Dios con sus procesiones. Y lo hacen de tal manera que hasta los que no creen, cuando pasean por la calle, se detienen a mirar la belleza del acto. Hasta los que no creen, reconocen que la ciudad es más bella con estos actos organizados por las cofradías.


Pido a Dios que dé fuerza a los hermanos de mi cofradía, para que sigan realizando su labor de proclamación de la fe del modo que lo hacen.

lunes, enero 20, 2014

Las cofradías

Hace unos meses tuve la dicha de ser nombrado consiliario de una cofradía de Alcalá de Henares. Y digo que fue una dicha, porque una hermandad es un medio para lograr el bien espiritual de sus miembros, y no sólo de sus miembros.

Una cofradía organiza una serie de actos a lo largo del año, que son alimento espiritual para sus miembros. Pero, además, con las procesiones, los hermanos hacen pública profesión de su fe ante toda la ciudad, en plena vía pública. Y esa proclamación de fe se transforma en un acto bello, organizado, armonioso, con diversos trajes, con estandartes, con el paso que portan, etc.

La Virgen en Fátima una de las cosas que pidió que se hiciera allí en ese lugar de Portugal, fue una procesión. Esa petición de la Virgen a los pastorcillos, ahora es más necesaria. Pues vivimos en una sociedad en la que todo lo religioso ha sido alejado del ámbito público y relegado al ámbito de lo privado. Usted sea religioso, pero en su casa o dentro de las iglesias.

domingo, enero 19, 2014

Niña feliz entre sus padres


La mujer invidente de la que hablé ayer, me dio pena por tener que pasar sola tantas horas en el kiosko de la ONCE. Pero es una mujer a la que conozco desde hace años. Está ciega, pero es muy feliz. Además, es una fiel lectora mía. En broma le digo que es una forteóloga. Tiene además un marido que la ama con todo su corazón. Ella es dulce y perspicaz, una lectora empedernida y con una gran fe en Dios.


El único defecto que tiene esta mujer, es que le destripa los libros que lee a su marido. De manera que su esposo no puede avanzar en la lectura de mis obras, sin que ella le diga cosas del tipo: no te quiero decir nada, pero Dart Vader es el padre de Luke.

sábado, enero 18, 2014

Esas montañas


Hace unos días, caminaba a paso ligero por la calle camino del convento del que soy capellán. Era una noche de mucho frío, el típico frío de un día invernal a las siete de la tarde . Estaba yo un poco enfadado por un asunto sin importancia. Tan sin importancia que no vale la pena que lo explique aquí. La mayor parte de los asuntos que nos amargan la vida, son cosas sin importancia; pero no nos damos cuenta. Nos parecen montañas.


Entonces, vi el típico kiosko de la ONCE. Dentro una invidente, sola, al final de una jornada de ocho horas encerrada allí. Me di cuenta de que nuestros problemas son muy pequeños en realidad. La visión de aquella chica fue para mí un sermón de Dios.

viernes, enero 17, 2014

Duneldum y Glascovium


Aquí os pongo algunas palabras inglesas para que veaís cómo se dicen en latín:
El nombre inglés Lewis se dice en latín Ludovicus.
Catterick, Cataractonium
Dorchester, Durnovaria
Durham, Duneldum
Glasgow, Glascovium o Glascovia
Bangor, Bangertium
Wales, Cambria

Escocia, Caledonia

jueves, enero 16, 2014

Jeremías


Qué precioso cuando Jeremías (Jer 20, 9), ese gran profeta de Dios, dijo que la Palabra de dios para él era: fuego ardiente en mi corazón.

No puedo dejar de conectar estas palabras con las de Jesús, cuando dijo: he venido a prender fuego en el mundo.

Aunque la misión del profeta Jeremías era muy dura y por eso añadió: yo estaba fatigado de llevar (la Palabra de Dios) en mis huesos.


Ojalá que en mí las Escrituras se transformaran en fuego en mi pecho. Ojalá que me esforzara tanto, que trabajara tanto, que me inmolara tanto, que pudiera afirmar, como el profeta, que siento la fatiga de portar el peso de la Palabra. Desgraciadamente, no lo puedo decir.

miércoles, enero 15, 2014

Conductora atascada en el hielo e individuo ayudándole


Los últimos días he sufrido mucho de mi hernia discal. Si alguien sabe de un quiropráctico en Madrid, se lo agradecería que me lo dijera, para cuando regrese. Pero alguien del que tengaís referencias. He mirado en Internet y he encontrado varios. Pero me gustaría ir a alguien del que tuviérais buena experiencia. Podéis enviar sugerencias a fort939@gmail.com

De todas maneras, y no lo digo en broma, ayer rezaron por mí las monjas de mi convento y nada más acabar la misa, os aseguro, que ya me sentía mejor, muchísimo mejor. Increíble, porque todo el día había estado penando.
No es porque estos días me haya dolido la columna, pero siempre soy muy consciente del dolor físico ajeno. Por eso, cuando hace pocos días me enteré del cáncer de ese político, lo sentí sinceramente. Sobre todo hay varias enfermedades que os aseguro que cada vez que pienso en los pobres que las padecen, es como si me doliera a mí.


La diabetes cuando tienen que pincharse diariamente, de verdad que me da mucha pena. Y ya no digamos nada los que tienen que ir a diálisis. Pido a Dios que ayude a todos aquellos que llevan una cruz en su propio cuerpo. Conforme uno se acerca a la vejez, más y más nos duelen los sufrimientos del prójimo. Nos resulta más fácil ponernos en su piel.

martes, enero 14, 2014

De castigos divinos


Siguiendo el hilo de las reflexiones de ayer, me gustaría añadir algunos pensamientos más.

Normalmente, cuánto menor es la inteligencia y el entendimiento de alguien, más proclive es uno a adjudicar castigos divinos a todo el mundo. Resulta llamativo esa tendencia a pedir el castigo para los demás, quedando uno mismo a salvo de esa justicia estricta.

Este tipo de personas se suelen mostrar muy insatisfechas con Dios. Les parece que Él tarda mucho en dar a cada uno su merecido.

Sin embargo, lo dicho ayer no significa que cada acción no tenga consecuencias. Cada acto, bueno o malo, siempre tiene consecuencias. El castigo del mal suele ser tener que sufrir las consecuencias de nuestras malas acciones. 

Pero Dios es tan bueno que si le pedimos con arrepentimiento, muchas veces hace que no tengamos que sufrir esas consecuencias en toda su dureza. E incluso aunque el malvado no se lo pida, Dios a veces hace que se amortigue la dureza de esas consecuencias.


Así es Dios. Más bueno que nosotros.

lunes, enero 13, 2014

Pedro Zerolo, un cáncer: la tristeza de su sufrimiento



















Varios medios de comunicación han publicado que un determinado sacerdote había dicho que es un castigo divino el cáncer que padece el famoso político socialista homosexual Pedro Zerolo.

Hoy, varios días después, he visto el vídeo original donde ese cura hacía las declaraciones. Lo primero que hay que aclarar, en honor a la verdad, es que ese sacerdote no decía exactamente lo que los medios de comunicación han puesto en su boca.

Sin entrar en el tema de la persona de este sacerdote y sus declaraciones, pues ya tiene su obispo que es el que se encargará de hacerle las correcciones que considere oportunas, sí que me parece interesante reflexionar sobre el tema del castigo divino.

Los que creemos en la Biblia, creemos que Dios castiga. Ahora bien, es muy delicado decir que alguien en concreto ha sido castigado por Dios. Una cosa es creer de forma genérica en el castigo divino, y otra muy distinta es afirmar: esta persona ha sido castigada.

Tal cosa, y veces no sin riesgo, se puede afirmar de grandes genocidas y opresores de pueblos. Uno puede reflexionar acerca de que el fin de la vida de personas como Hitler, Himmler, Mussolini y otros, tiene rasgos que hacen pensar que se cumplen las palabras de la Escritura acerca del castigo del mal en la tierra hacia este tipo de personas que son ejemplos consumados e indubitables del mal.

Ahora bien, estoy convencido de que el quebrantamiento de la moral sexual que enseña la Iglesia, en la mayor parte de los casos no provoca ningún castigo divino en la tierra. Digo en la mayor parte de los casos, y no siempre, porque, por ejemplo, la traición a una esposa amorosa y abnegada sí que puede suponer un castigo divino para que un esposo infiel comprenda y cambie su conducta. Pero, incluso en un caso así, hay que hablar de posibilidad, no de certeza.

Pero fuera de casos especiales, el mero quebrantamiento de la moral sexual es algo que se hace por debilidad (si uno cree en la Iglesia) o con convencimiento de que eso no es incorrecto. No suele haber una gran malicia en esos pecados.
Hay que pensar en castigos divinos terrenos, cuando se trata de otros pecados. De pecados tan terribles que la conciencia humana (incluso de los no creyentes), siente que debería existir una Justicia Divina.

Esto no excluye otros pequeños castigos divinos en la vida de cada ser humano, castigos entendidos como corrección. Como un padre que trata de mostrar el camino a su hijo. En ese sentido, todo en la vida, todo, forma parte de una pedagogía amorosa de Dios.

Pero, volviendo al tema inicial, no tengo ninguna razón para pensar que ese político haya sufrido un castigo divino. Por el contrario, juzgar a la ligera sobre un tema tan serio como quién es o no castigado por Dios, sí que puede ser un pecado.

Nosotros los creyentes debemos amar a todos. No condenamos a nadie. Recordamos cuál es la Ley de Dios. Pero cada uno después toma su decisión. Nosotros no somos tiranos de las conciencias. No somos dictadores de la moral. Somos lectores de la Palabra. Recordamos a nuestros hermanos qué dice la Palabra. Pero nuestra labor no es condenar, sino amar, tratar de comprender, ser padres con todos.

No, en mi modesta opinión, los pecados sexuales no provocan castigos divinos en la tierra. Provocan castigos cuando esa conducta sexual produce grave sufrimiento en otra persona por la traición, la crueldad o el frío egoísmo del que, a sabiendas, jugó con los sentimientos de otro.

Desde aquí, le deseo a Pedro Zerolo que se recupere, y que tenga una larga y dichosa vida. Le deseo eso, incluso aunque esa vida se sitúe fuera de la fe de la Iglesia. Yo no le juzgo. Veo en él un hermano, un hijo de Dios. Y estas ideas que expongo no son mis ideas, sino las de todos mis hermanos sacerdotes, y también las de los obispos, aunque los medios siempre den una impresión diferente.

domingo, enero 12, 2014

Las tristes imágenes de la Generalitat en la Catedral Vieja de Lérida


Me produjo una gran tristeza que el 10 de enero se produjera en la Catedral Vieja de Lérida un acto político. Me parece que la diócesis de Lérida ya no tiene la posesión de ese templo. Pero sea quien sea el dueño legal de ese edificio, eso está mal. Podrá ser legal, pero a los ojos de los católicos es algo espantoso. El lugar construido para la mayor gloria de Dios, el recinto sagrado que debía servir sólo para la oración y los actos de glorificación de Dios, convertido en escenario político.

Antes prefiero que la catedral se caiga de vieja y mostrar a los turistas las ruinas, que ver lo que vi el otro día en televisión.

Ciertamente que la Iglesia poco puede hacer. Porque si no cuidamos materialmente un edificio, nos lo expropian. Y después sus dueños pueden hacer lo que quieran con él.

Pero hasta los ateos entienden que si existe Dios, estas cosas provocarán la ira de Dios. Iba a usar otra palabra más suave que ira. Pero que se use su casa para actos políticos, no es un asunto menor. 

Pero no caerá un castigo sobre ese lugar en concreto, porque el mal es nacional. El mal no está allí o aquí, está en todas partes. Después nos quejamos de que nos vaya tan mal ya ahora. Pero éste es un país en el que se falta mucho el respeto a la santidad de Dios. Pues nada, nada, sigamos por este camino, que ya ahora nos va de maravilla y mejor nos va a ir.


Pido y suplico a los ilerdenses que me lean y que sean temerosos de Dios, que se organicen para lograr que la catedral vieja no se utilice para cosas indignas. Que sea visitado ese templo vacío, que los guías la expliquen. Pero que no organicen nada dentro de sus muros que pueda desagradar al Señor de cielo y tierra.

El Papa Clemente XIV a caballo



















Esta foto la coloco porque nos muestra cómo iban los Papas vestidos en el siglo XVIII, cuando montaban a caballo. Obsérvese que ya entonces los Papas llevaban zapatos rojos. También comprobamos lo adecuada que fue la forma en que vistieron al cardenal de La Misión, cuando aparece andando por las plantaciones.

Hasta la segunda mitad del siglo XX, los varones y la mujeres cuando iban al campo se vestían de forma más sencilla, pero muy formal. No existía el concepto de chandal. Cuando hacían picnic en una pradera, muchos hombres aparecen vestidos con corbata en las fotos. Les he visto así, incluso en fotos en que están sentados en un vagón de montaña rusa.

En los cuadros vemos que cuando los reyes, como Carlos III, salían de caza, el atuendo era una casaca, zapatos y tricornio.


Cierto que este post no es de un post de opinión de los que pueden cambiar el mundo. Pero es que hoy me apetecía hablar de la indumentaria papal para la equitación en el siglo XVIII. 

jueves, enero 09, 2014

El muro de silencio en torno a Pío Moa


Estimado Don Pío, he leído su artículo acerca del muro de silencio que le rodea. Usted hace años tuvo delante dos caminos: el de la honestidad y el de la fama. Y escogió el camino de la honestidad. Desde entonces ha tenido que pagar el precio. A nosotros, los creyentes, nos consuela la seguridad que tenemos de que en el universo existe una Justicia Divina que está más allá de toda justicia humana.

Aquí abajo, en este mundo, los tramposos campan a sus anchas. No sólo los tramposos, también los mentirosos, los deshonestos, todos aquellos que buscan el aplauso general, todos aquellos que son fachada y detrás de esa fachada no hay nada.

Busque usted sólo la verdad, el trabajo bien hecho, la perfección en su campo. El mundo editorial se hunde. No ponga su corazón en él. El mundo editorial se hunde, y antes de ser tragado por las aguas oscuras, busca la salvación en obras cada vez más populistas. La industria en vez de buscar su salvación en una mayor calidad, la busca en un aumento de su vaciedad.

Esos autores que venden decenas de miles de libros, no tienen de sus seguidores la admiración que tantos tenemos por usted. Ellos tienen la cantidad de ventas. Usted la cantidad, el afecto y la admiración de los lectores. Créame, es usted mucho más rico de lo que piensa. Ha logrado sus objetivos más de lo que cree.

Y recuerde que hay una Justicia Divina que dejará las cosas en su sitio algún día. Recuerde la película Un hombre para la eternidad, cuando para Tomás Moro todo acababa aparentemente en el fracaso más rotundo, comenzaba el éxito más inimaginable para él a través de los siglos.


Ningún galardón del rey de Inglaterra, ningún honor del Parlamento, ningún título nobiliario, podía ni de lejos compararse al honor que le iban a tributar los siglos.

miércoles, enero 08, 2014

Como en el Libro de Jueces, Dios nos ha enviado un pastor de hombres


¡Qué barbaridad! Los noticiarios de las televisiones van a tener que poner una sección más de noticias: Internacional, nacional, deportes, sociedad y noticias papales. No hay día en que el Papa Francisco no salga en la televisión: ¡y siempre para bien!

La noticia de hoy ha sido que ha reconocido a un sacerdote argentino, ha hecho para el papamóvil y le ha pedido que se subiera al vehículo.


Son este tipo de detalles humanos, los que retratan a una persona. Como otros detalles, desgraciadamente, retratan a otros. Los políticos intentan imitar falsamente este tipo de cosas. Pero se nota que son gestos estereotipados, puros productos de marketing.

Hoy he visto un debate entre cuatro importantes personajes en la ABC de Estados Unidos, entre ellos Newt Gringich. Y el único debate entre ellos era quién amaba más al Papa.


Pero no nos olvidemos, el Papa no es sólo un hombre de gestos. Está diciendo cosas muy importantes y está poniendo manos a la obra en la reforma de la Iglesia.

Además, está recordando una y otra vez que hemos hecho del dinero un becerro de oro, un dios. Y que Lázaro está muriendo a la puerta de nuestra casa.

Mi hermana es tonta



He recibido una consulta de un lector, acerca de cómo era posible que hubiera variaciones en el sufrimiento de los condenados en el infierno. Ésta es mi contestación.
Estimado sr. X:

En mi modesta opinión (realmente en este tema que me pregunta no estoy del todo seguro y puedo equivocarme), considero que los demonios y las almas no cambian su estado esencial de condena y sufrimiento. Pero sí que caben cambios accidentales, según decidan hacer más mal o menos, contenerse o no contenerse en sus malas inclinaciones.

Lo que hace que alguien esté condenado eternamente es su decisión definitiva e irrevocable. Pero dentro de ese estado pueden tomar decisiones, buenas o malas. Las malas decisiones les conllevan más sufrimiento. Las buenas decisiones les evitan sufrimientos.

Pero no se arrepienten y vuelven a Dios. Porque lo que hace que uno esté condenado para siempre es no querer arrepentirse nunca.

Un saludo.

Padre Fortea

martes, enero 07, 2014

Fotos como la vida misma


Muchas he conversado con los amigos acerca de cómo ha cambiado el mercado del libro en los últimos quince años. Pero hoy he visto algo que es la comprobación de cómo una etapa ha sido completamente cerrada y enterrada. En la Plaza Cervantes, me he encontrado con un puesto de libros de los años 70. No había nadie vigilando aquella mesa. En el centro, había una hucha. Delante un cartel que decía: la voluntad.

Jamás de los jamases, en los años 80, me hubiera imaginado que los libros se podrían vender por la voluntad. Hasta ahora, había visto alguna librería que vendía libros de hace más de veinte años por precios casi simbólicos. Pero lo de hoy es la comprobación de que una etapa ha sido cerrada.


En mi juventud, el libro parecía un objeto difícil de superar por su simplicidad, resistencia y precio. Cada vez me convenzo más de que me ha tocado vivir en una sola vida dos mundos. El mundo antes de Internet, los móviles y los dispositivos portátiles de lectura. La frontera, algo imprecisa, estuvo en torno al año 2000. 

Yo lo que sí que noto cuando hablo con mis amigos, es que cada vez hablamos más de la salud y las dietas.

domingo, enero 05, 2014

ETA y el periodista que tenía una pregunta que hacer

Reconozco que la escena del periodista dirigiéndose a los ex-presos de ETA reunidos para la rueda de prensa en Durango, ha sido un momento sencillamente impresionante.

Vaya por delante, que esa rueda de prensa yo hubiera sido el primero en permitirla. Todo lo que cabe dentro de la Ley, debe permitirse. Hay que proteger a los ex presos de ETA con todos los derechos que la Ley les otorga. Cuanto más les protejamos, más protegidos estaremos todos.

No me hubiera parecido bien que nadie interrumpiera la rueda de prensa de esos ex presos. Ellos tenían derecho a manifestar sus ideas.
Ahora bien, la pregunta que formuló él cuando finalizó al rueda de prensa, no era la pregunta de un periodista, sino el clamor de la conciencia. ¿Y los muertos?

Me he fijado en la cara de los interpelados. Mantienen el tipo. Pero la pregunta, sin duda, ha resonado con fragor de trueno en sus conciencias.
Sin duda que los comunicados leídos en la rueda de prensa han durado un rato. Seguro que esos comunicados han constado de muchas palabras. Pero las pocas palabras de la pregunta del periodista han tenido una contundencia miles de veces superior.

Defiendo totalmente y sin reservas los derechos de los ex presos. Pero la pregunta era insoslayable. Era imposible volver la espalda a esa pregunta. ¿Y los muertos?

Si todo acabara en que unos matan a 309 personas y uno les increpa con una pregunta, perdería la fe en la Verdad, la Justicia y el Bien. Pero creo que existe Alguien que puede hacer algo más que preguntas. Creo que existe Alguien que no precisa hacer pregunta alguna. Existe en este universo quien tiene la última palabra.


Jesús de Nazaret, el Amor venido al mundo, nos advirtió que llegará el día en que cada ser humano, uno a uno, comprobará lo que significa una sentencia inapelable dictada por la boca de Dios.

sábado, enero 04, 2014

Monago, ese kamizake intelectual


Hoy os ofrezco datos que ayudan a comprender a comprender qué es el Vaticano y qué es fantasía. Porque algunos creen que el Vaticano es una inmensa maquinaria, gigantesca, excesiva. Estas ideas colosales suelen estar en proporción directa con la ignorancia.

Ya dije hace tiempo que el presupuesto anual del Vaticano es igual que el del ayuntamiento de La Coruña o el ayuntamiento de una ciudad española similar en habitantes.

Para empezar, son 4.800 personas las que trabajan en el Vaticano.
De las cuales, unas 2.000 en el Governatorato. De esas 2.000, sólo unos diez son sacerdotes u obispos.

En las Congregaciones y Consejos trabajan 2.800 personas. De este número, unos 600 trabajan en el cuerpo diplomático.

En total, más o menos, hay unos 800 sacerdotes trabajando para la Santa Sede.
Sólo en Nueva York hay 11.600 bomberos. Iba a recorrer distintos oficios, carteros, peluqueros, etc, para hacer comparaciones. Pero no tiene ningún sentido. Para algunos, en el Vaticano debería sólo haber un decena de curas vestidos como mecánicos de garaje y dedicados a quién sabe qué. Para algunos lo que se haga o se deje de hacer en el Vaticano, no tiene la menor importancia. Son más importantes las novelas y películas que se han montado en su cabeza que la realidad.


Me gustaría saber qué piensa Mónago del Vaticano. Normalmente el proabortismo y las fantasías vaticanas suelen ir de la mano. Lo próximo con lo que nos puede salir Mónago es con que guardamos cadáveres en las criptas vaticanas.

jueves, enero 02, 2014

Monago, monago, por qué no te habrás dedicado a criar melones


Monago, el proabortista presidente de la Comunidad Extremeña, decía que había que dejar las cuestiones ideológicas en algo tan importante como el aborto. Tiene razón, hay que dejar fuera la ideología en algo como matar niños. Lo curioso es que según él, permitir el aborto no es ideología. Y restringirlo, sí. Cierto que este hombre tenía cara de atropellaplatos. Pero cuando se ha puesto a hablar, ha demostrado que lo que tenemos que hacer es no enfadarnos, y tener un poco de santa caridad hacia sus palabras.