viernes, febrero 01, 2013

Por si acaso


Quería preguntaros, queridos lectores, si alguno de vosotros puede traducir al italiano mi Historia del Mundo Angélico. Hoy me ha contactado una editorial italiana. Me ofrecen o encargarse ellos de la traducción o dejarlo en mis manos. Yo prefiero encontrar a alguien por mi cuenta, para así poder elegir más a mi gusto al traductor. Como este blog lo leen muchos sacerdotes, y he visto en el contador que hay lectores de Italia, por eso hago la pregunta. Si sabéis de algún sacerdote (o alguien que haya estudiado teología) y cuya lengua nativa sea el italiano, por favor, escribidme a fort939@gmail.com

12 comentarios:

  1. Padre, le sugiero no publicar su mail de esta manera o muy pronto recibirá cientos de correos basura, de estos bots (lectores automáticos) de sitios que detectan direcciones de correo electrónico para almacenarlos y distribuir SPAM.

    Le sugiero algo como:
    fort939 at gmail.com
    ó
    fort939 en gmail.com

    La idea es hacerse entender sin colocar el correo electrónico.

    Att.
    Un Ing. Sistemas.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:03 a. m.

    Que tal si de paso lo maquetan tanto la version castellana como la italiana en formato e book (epub,etc) para dar mas difusion a sus escritos. Yo lo lei en formato pdf en el ordenador y resulta algo cansado. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. María Luisa3:43 a. m.

    Que Dios lo guíe y bendiga en su búsqueda!!!

    ResponderEliminar
  4. Estimado P. Fortea
    Excelente iniciativa. Seguro encontrará quien traduzca su obra y pronto tendremos la versión en italiano. Mama mía...

    ResponderEliminar
  5. El paso del hombre sobre la tierra es efímero. Me sorprende tanto afán por ser reconocidos, es una forma más de querer perpetuarse en esta vida. Pero cuando la persona muere todo se va con ella, como mucho sus familiares más directos los recordarán. Cuantos grandes hombres, que lo han sido y en su vida acumularon fama y honores, ahora nadie se acuerda de ellos, ni siquiera saben quienes fueron.
    Sólo en Dios vivimos y existimos. Y como hacían los antigüos egipcios, nuestra vida tendría que estar solamente orientada a La Otra Vida.

    Anoche dejé varios comentarios dirigidos a MARIA DEL CARMEN, PALABRA, LEO Y JOSE, pero el Padre Fortea, puso sus dos post nuevos.
    Y simplemente fue para contestaros.

    Un abrazo y Feliz sábado.

    ResponderEliminar
  6. El paso del hombre sobre la tierra es efímero. Me sorprende tanto afán por ser reconocidos, es una forma más de querer perpetuarse en esta vida. Pero cuando la persona muere todo se va con ella, como mucho sus familiares más directos los recordarán. Cuantos grandes hombres, que lo han sido y en su vida acumularon fama y honores, ahora nadie se acuerda de ellos, ni siquiera saben quienes fueron.
    Sólo en Dios vivimos y existimos. Y como hacían los antigüos egipcios, nuestra vida tendría que estar solamente orientada a La Otra Vida.

    Anoche dejé varios comentarios dirigidos a MARIA DEL CARMEN, PALABRA, LEO Y JOSE, pero el Padre Fortea, puso sus dos post nuevos.
    Y simplemente fue para contestaros.

    Un abrazo y Feliz sábado.

    ResponderEliminar
  7. Isabel, estimada, leí tus comentarios, muchas gracias.

    Anoche estaba leyendo un periódico de la Iglesia donde hablaba sobre la proclamación del Papa Pablo VI como Venerable. Uno de los milagros que se le atribuyen es la curación de un feto, a cuya madre le habían dicho que necesariamente debía abortar porque el niño tendría malformaciones cerebrales, y ella perseveró y se encomendó a Pablo VI, luego el niño nació sano, contra todo pronóstico.

    Venerable Pablo VI, ruega por nosotros.

    ResponderEliminar
  8. Muchas veces he pensado eso, Isabel, como la obra y honores de la persona, salvo que sea un héroe nacional, un personaje público notorio, no trasciende más que a algunas generaciones que lo sucedan. Y cada vez más como una mención lejana.

    Eso de "vivir en el recuerdo" es muy, pero muy relativo. Sé de gente que al fallecer, así hayan sido excelentísimas personas, van desapareciendo del recuerdo y de la conversación en general, quedando vivo solamente ese recuerdo en un círculo muy pequeño de familiares. Sobre todo cuando ha sido gente humilde, de no mucha presentación pública, etc. Así fuesen gente de la mayor virtud, por supuesto.

    Le pasa lo mismo hasta a la Iglesia. Yo he conocido figuras que debieran ser promovidas a los altares, pero por ser demasiado humildes y de vida modesta, sin mucha resonancia, a veces su recuerdo se diluye en el tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Acabo de leer el post de hace unos días, en el que dice el padre que un cardenal tiene un poco de correa con una señora rusa que no está muy bien de la cabeza. Pues me pregunto hastá qué punto la soporta, y por qué. Seguramente, será una mujer millonaria entrada en años y con dinero para dar y regalar, y que no sabe qué hacer con él. De lo contrario, no creo que le hiciese el menor caso ni el sacristán de la parroquia.

    Ande, padre Fortea, ande...todo un cardenal para tratar de hacerle la vida más agradable a una señora mayor con sus manías... Quite, que a mí no me la da Vd.

    Un fuerte abrazo padre, extensible a todos los lectores y comentaristas de este blog.

    ResponderEliminar
  10. Muchas veces el alma no está "libre de toda perturbación", como reza la Liturgia. Esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador, Jesucristo, en medio de las erosiones de la vida, las pérdidas de los seres queridos, el maltrato de los abusivos, aunque en el momento creamos que le hacemos frente con fuerza y entereza, nos hacen siempre algún menoscabo. Si creemos empezar bien el camino de la Cruz, con fuerza, sosteniéndola bien sobre nuestros hombros, pronto comprobamos que a pesar de todo caeremos, y que nos apedrearán y todo eso nos fatigará, nos debilitará de alguna forma. A veces lo peor no será en sí la cruz, sino la actitud de los que están a la vera del camino con piedras en la mano.

    Decía Mirada que según los Padres, uno debe amar la Cruz. Esto, que debe ser interpretado espiritualmente, porque si no no se entiende, cómo amar dos palos, el instrumento de tortura romano...

    Si no hay ascenso a la Gloria sin cruz. Si te la impondrán igualmente como al Cireneo, aunque andes por el costadito pretendiendo una vida más o menos exenta de cruces...

    Vamos, que hay cruces que se imponen hasta al más pagano de los hombres. También se le impuso la cruz al mal ladrón. Y a ver cómo el mal ladrón le decía al romano: a ver si te atreves a ponerme esta cruz y que te siga.

    Amar la cruz, nos recordaba Mirada en algún momento. Lo dicen los Padres. Los santos magníficos. Visionarios como el Padre Pío, como Don Bosco.

    Ambos dos, citados específicamente por su jovialidad, por su alegría.
    Gente alegre, de broma, de caluroso saludo, de reconocimiento a cada persona.

    Amar la cruz. Cuántas malas interpretaciones. Obviamente no hemos de ser crucificados, literalmente. Bueno, podría habernos tocado ir a una Capilla y que nos prendan fuego con nosotros adentro, incluso en el siglo XXI. Pero crucificados...

    Rehuimos al dolor. Y eso en muchos casos está bien, el dolor es advertencia natural del cuerpo, para ir al médico, para ver qué pasa. Igual muchos sufren ingentes dolores con médico, con especialista en el dolor, con técnicas ultramodernas, no hay caso. Igual. Qué esa persona que va al especialista y le da unas medicaciones que de todos modos terminan afectando otros órganos y entonces tiene que tomar otra cosa y así sucesivamente.

    Pero hay dolores inevitables. Algunos no se pueden subsanar con medicación, por supuesto!

    ResponderEliminar
  11. Alejandro5:18 p. m.

    Hola Forty. Me suena que esto ya lo pediste hace unos meses.
    No te puedo ayudar pues solo sé el castellano.
    Tienes montón de lectores por lo que seguro que ya has recibido varios correos electrónicos ofertándote auxilio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. TEOLOGÍA SIN CENSURA6:13 p. m.

    Os voy a poner algo más substancioso que los post mataneuronas de Fortea

    Esto es del blog TEOLOGÍA SIN CENSURA del teólogo José María Castillo.

    http://blogs.periodistadigital.com/teologia-sin-censura.php/2013/02/01/la-derecha-politica-y-la-religion

    "La derecha política y la religión"

    Los sucesivos escándalos relacionados con la economía, que desde hace unos años se vienen atribuyendo a la derecha política española como presunta responsable de tales escándalos, plantean a muchos ciudadanos una pregunta inevitable y desagradable. Si tradicionalmente la gente de derechas ha sido la gente más religiosa, ¿cómo se explica que personas vinculadas a las creencias católicas más tradicionales, sean precisamente la gente que más está dando que hablar en asuntos de extrema gravedad, asuntos relacionados con la moral, la ejemplaridad de vida, la responsabilidad en la gestión de cargos públicos, la toma de decisiones que están causando enormes sufrimientos a los más pobres y desamparados, etc, etc?

    Por supuesto, yo sé que a esta pregunta hay ponerle los debidos y necesarios matices. Porque, ni el partido que actualmente gobierna en España es un partido confesional, ni la gente de los demás partidos, que hay en el arco político español, son precisamente angelitos ejemplares. De sobra sabemos que, actualmente en España, se puede ser de derechas y al mismo tiempo ateo. Como se puede ser de izquierdas y afirmar sinceramente que se tienen creencias católicas. Todo esto es cierto. Pero, aun así y todo, no cabe duda que, en el imaginario popular de este país, a la derecha se le asocia religiosamente con la religión y con la Iglesia. En tanto que la gente de izquierdas se le suele situar en los grupos y ámbitos de lo anticlerical y anti-religioso.

    Pues bien, en la medida en que todo esto es así - y creo que aquí hay bastante de verdad -, cualquiera que se haya enterado del caso Gürtel o de los recientes papeles de Bárcenas, lo más seguro es que alguna vez pensará: “Pero, bueno, ¿qué dicen de todo esto los obispos? ¿qué piensa la Iglesia sobre estas cosas y estas personas? Y, sobre todo, ¿en qué creen realmente estas gentes de la derecha, que asisten con la misma fruición a una misa que a un reparto de sobre clandestinos?

    Sinceramente, si planteo estas preguntas, no es para revolver más la porquería que nos apesta a todos. Me pregunto estas cosas porque, detrás de ellas, se oculta una cuestión de mucho peso y de enorme trascendencia. La cuestión es ésta: ¿qué relación tiene, en la conciencia de mucha gente religiosa, la religión con la rectitud ética? Dicho de otra manera, ¿tiene que ver algo, en la mentalidad de mucha gente, la religión con la conducta? ¿se puede ser muy religioso y al mismo tiempo un embustero, un tramposo, un ambicioso, etc, etc.?

    Para muchas personas, la religión es tener “creencias” y asistir a “funciones religiosas”. Por eso pregunto, la religiosidad ¿es nada más que eso? ¿y la Iglesia sigue callada ante semejante disparate? Realmente, aquí hay algo muy serio que no funciona. Si es verdad que se nos ha ido de las manos la economía y andamos desquiciados en asuntos de política, no es menos cierto que lo de la religión anda manga por hombro, o sea más dislocado de lo que imaginamos. ¿No ha llegado la hora de decir, también en esto, ¡Basta Ya!?

    ResponderEliminar